Un millón menos de población activa y 3 millones más de personas que superan los 65 años. Estas son las inquietantes previsiones para España en 2030 de un estudio que ha analizado la relación entre población en edad activa y mayores de 65 años en la Unión Europea, las principales potencias económicas mundiales y los países emergentes. No sólo España se enfrenta a este pr0blema. Europa en su conjunto perdería 20 millones de trabajadores, un 6% menos que ahora, mientras que habría 32 millones más de personas con más de 65 años. (Foto: Flickr/Landahlauts)

El informe se titula Flexibilidad en el Trabajo 2014 y lo ha elaborado Randstad, empresa proveedora de soluciones de recursos humanos, en colaboración con la Universidad de Sheffield, Regioplan Policy Research y SEO Economic Reseach. Los datos se han extraído de organismos oficiales de los países analizados, Naciones Unidas, Eurostat, y OCDE, entre otros.

La llamada “tasa gris” -la proporción de personas con más de 65 años sobre la población activa- en España es ahora del 26%, ligeramente inferior a la de la UE, 27%. Hay 8,3 millones de personas con más de 65 años frente a los 31,4 millones en edad de trabajar. Esto supone aproximadamente cuatro trabajadores por cada jubilado. Pero el envejecimiento de la población activa, el descenso de las tasas de natalidad y la mayor esperanza de vida van a aumentar esta tasa de forma importante. Las previsiones del estudio son que España pasará del 26% actual al 38% en 2030.

En el mundo otros países tienen “tasas grises” muchos más bajas. India, Mexico, Turquía o Brasil están en torno al 10%. El informe de Randstad prevé en cualquier caso que este indicador subirá en todos los países analizados. Pero las mayores subidas serán en Japón, que perderá un 12% de población activa en 2030, 10 millones menos de personas en edad de trabajar, de los 78,6 millones actuales a 68,9 millones, y en Europa, donde si si actualmente hay 336 millones de profesionales en edad de trabajar, la cifra descenderá un 2% en 2020 y hasta un 6% en 2030, cuando se estima que habrá 20 millones menos de potenciales empleados. En cuanto a los mayores de 65 años, en el Viejo Continente hay ahora unos 92 millones. En quince años, se alcanzarían los 124 millones.

Print Friendly, PDF & Email