La Cámara de Comercio de Estocolmo acaba de dictar un laudo condenatorio contra España obligándole a pagar 53 millones de euros a Novenergía, una firma de inversión europea que tiene instalaciones fotovoltaicas en Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y Cataluña. Esta es la segunda condena a España por el recorte a las renovables aprobado por el gobierno en 2013, después de que en mayo de 2017 el CIADI, tribunal de arbitraje del Banco Mundial, fallara a favor de Eiser, otro inversor extranjero. Y España aún tiene pendientes unos 30 arbitrajes más por los que se le reclaman más de 7.500 millones de euros.

panel-solar-sol

La noticia de la decisión de la corte arbitral nórdica la ha dado a conocer ElConfidencial.com en un artículo de Juan Cruz que cita como principal motivo para el laudo a favor de la firma de inversión luxemburgués Novenergía, el “drástico recorte” en las primas a las renovables que trajó la reforma eléctrica española. Irónicamente al examinar dos reclamaciones anteriores de la filial holandesa de Isolux por la misma causa, la Stochholm Chamber of Commerce (SCC) falló a favor del gobierno español y desestimó la indemnización al no tener en cuenta ese “fuerte recorte”.

Tras este laudo condenatorio, el gobierno español estudia la posibilidad de un recurso. De momento tampoco ha pagado la indemnización de 128 millones de euros a Eiser tras la pérdida del arbitraje en el CIADI de 2017. Pero la situación puede complicarse aún más porque España tiene pendientes una treintena de litigio internacionales por el recorte a las renovables por los que se le reclaman 7.565 millones de euros.

Print Friendly, PDF & Email