Un descubrimiento de un equipo de investigadores liderados por la española Esther García-Tuñón Blanca va a permitir usar grafeno directamente para imprimir objetos en 3D. Dadas las revolucionarias propiedades de este material, bautizado como “del futuro” o “santo grial”, esta circunstancia puede abrir la puerta a toda una nueva gama de posibilidades.

La estructura del grafeno en forma de retícula hexagonal es lo que le da las impresionantes características de dureza, flexibilidad, resistencia, transmisión de calor y electricidad pero también dificulta usarlos para hacer estructuras tridimensionales que mantengan sus características. Sin embargo un investigación realizada en el Imperial College de Londres y que detalla el blog Imprimalia3D ha logrado modificarlo para darle una consistencia de pasta líquida que se puede usar como “tinta” en un tipo de impresora 3D.

El hallazgo se ha realizado en Reino Unido, pero por investigadores españoles “exiliados” bajo la dirección de la compostelana Esther García-Tuñón Blanca. También han participado Suelen Barg, Victoria García Rocha, Eleonora D’elia, Eduardo Saiz Gutiérrez y Robert Maher, asi como Francisco Guitián, de la Universidad de Santiago de Compostela y Jaime Franco, de la empresa Keramat de A Coruña.

Para obtener su “tinta”, utilizaron grafeno químicamente modificado, óxido de grafeno (GO) y reducción de óxido de grafeno (rGO), al que añadieron una minúscula cantidad de un polímero que es modificado mediante un ‘interruptor químico’, para conseguir una pasta o ‘tinta’ con base de agua. El material resultante tiene la consistencia adecuada para ser usado en una boquilla de impresora 3D y conserva sus propiedades.

Print Friendly, PDF & Email