Según los datos de 2009 y pese a la apuesta del gobierno por potenciar la I+D, España se mantiene en un discreto 18º puesto entre los 27 países de la Unión Europea en lo relativo a resultados de la política de innovación. La clasificación ha sido publicada por la Comisión Europea y la comisaria de Investigación, la irlandesa Máire Geoghegan-Quinn, ha dejado claro que “España está por debajo de la media europea” y en la cola de la UE en esta materia, pese a ser diez u once primeras economías del mundo.

Banderas en la Comisión europea
(Foto: Flickr/Soroll)

España dedicó en 2009 el 1,38% de su Producto Interior Bruto (PIB) a Investigación y Desarrollo (I+D+i), según datos de Eurostat. Ha mantenido la gradual progresión iniciada desde 2001 cuando se destinaba apenas el 0,91%. Sin embargo se queda lejos de la media de los Veintisiete, que en el año 2009 destinaron el 2,01% del PIB a este concepto.

El analisis de la comisión se estable en base a los datos de 24 indicadores diferentes. Y “España obtiene un rendimiento inferior a la media”, constata la comisaria, que menciona debilidad en la inversión privada y en la colaboración entre los sectores público y privado. En el plano positivo, apuntan como “puntos fuertes el indicador de publicaciones en revista científicas internacionales además de las partidas financieras al alza, incluidas las públicas, para proyectos de innovación”.

Suecia, Finlandia, Dinamarca y Alemania son los países de la UE con mejores resultados en materia de innovación, ha destacado la Comisión Europea. Solo Malta, Hungría, Polonia, Eslovaquia, Rumanía, Lituania, Bulgaria y Letonia están peor que España.  En la comparación de la UE con otras regiones, la lista confirma que EE UU y Japón mantienen su liderazgo sobre los Veintisiete mientras que los europeos ven cómo les gana terreno China y, algo menos, Brasil.