La crisis ha provocado que el 66% de las PYMES españolas declare que el nivel de estrés de sus empleados ha sufrido un incremento significativo en los dos últimos años. Esta cifra sitúa a España a la cabeza del índice global solo por detras de China. La media mundial de incremento de estres empresarial o laboral se sitúa en el 46%.

Estres
(Foto: Flickr/andeva98)

Son datos de una encuesta elaborada por Regus, un proveedor de espacios de trabajo, que también identifica los motivos del incremento de preocupación. A nivel global, la caída de ingresos y beneficios es la primera causa de estres para los empresarios, a continuación se menciona la falta de liquidez o capital circulante para invertir en la reactivación económica, y la demora en los pagos. En España, sin embargo esta demora en los pagos es la principal causa de estres, seguida por la contracción del mercado y la restricción de los créditos.

El estudio Regus Business Tracker revela que el aumento más significativo de estrés en los países encuestados se presentó en China, con un 86%. El menor incremento lo ofrecen Alemania y Holanda, con 48% y 47%. En total han sido encuestados más de 11.000 empresarios de pequeñas y medianas empresas de 15 países.

Mark Dixon, Director Ejecutivo de Regus, comenta: “Las pequeñas empresas constituyen un importante barómetro del crecimiento y la innovación de cualquier país. El éxito empresarial es un indicador de innovación y de futura generación de riqueza. En vista de su importancia, las preocupaciones y los obstáculos a los que se enfrenta este segmento podrían tener graves repercusiones en el conjunto de la economía.”

Las PYMES españolas se quejan especialmente de la demora en los pagos, que a menudo es la causante del cierre durante los 18 primeros meses de vida de una empresa. Los datos de la consultora Atradius indican que el 41% de las facturas españolas se paga con retraso.