Se van conociendo detalles del operativo que procederá este 25 de octubre al traslado del los restos del ex dictador desde el Valle de los Caídos al cementerio público de El Pardo-Mingorrubio. El presupuesto de la exhumación es 63.061,40 euros y comprende tanto la extracción de los restos, el traslado y las obras de acondicionamiento en el panteón de El Pardo. Dos helicópteros Super Puma del Ala 48 del Ejército del Aire serán los encargado de transportar el ataúd nuevo del dictador y a bordo irán la Ministra de Justica, Dolores Delgado en su condición de notaria mayor del régimen y un familiar, previsiblemente Francis Franco.

tumba-franco-valle-caidos

El acto en el Valle de los Caídos será cubierto por Televisión Española y la Agencia EFE que servirán la señal a todos los medios en régimen de ‘pool’ de manera libre y gratuita, aunque por respeto a la familia no se tomarán imágenes ni de la exhumación de los restos, ni de la sepultura en el cementerio. De hecho, el gobierno ha previsto confiscar todos los móviles de los asistentes al proceso para evitar que se puedan hacer fotos o grabar videos.

Una vez en el panteón de El Pardo, estarán presentes los 22 miembros directos de la familia Franco: nietos, conyuges y biznietos. Y ellos han decidido que al acto también acudan dos religiosos, Santiago Cantera, prior de la abadía del Valle de los Caídos y Ramón Tejero, hijo del ex teniendo coronel Tejero, protagonista del 23F. Está previsto que ambos celebren una misa católica de inhumación que la familia había pedido al gobierno.

La coordinación de todo el dispositivo ha corrido a cargo del secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, en cooperación con Vicepresidencia. Según afirma Francis Franco en una entrevista en El País, el gobierno les ha dicho no a todas sus peticiones, incluida que el féretro fuera enterrado con una bandera de España. El nieto del dictador también ha confirmado que los móviles de toda la familia serán requisados durante todo el acto de exhumación, traslado y entierro y lo ha criticado afirmando: ” ¿Por qué tiene que ser el Gobierno el que monopolice el acto?”, añadiendo que a la familia le daba “absolutamente igual” que se difundieran imágenes de la exhumación.

Francis Franco también ha confirmado que la familia se ha negado a comprar el panteón de Mingorrubio como les ofreció el gobierno. Y lo ha justificado así: “No queremos quedarnos con un sitio sin seguridad. Si lo tiene el Gobierno por lo menos tiene la obligación de custodiarlo, aunque le cueste dinero a todos los españoles, lo cual me parece una frivolidad, pero no podría permitirse que fuese profanado. Si fuese nuestro, nosotros no tenemos medios para poner ahí un guardia de seguridad toda la vida”.

 

Print Friendly, PDF & Email