El diario alemán analiza en una crónica de Leo Wieland en su edición impresa el “cuidadoso” acercamiento entre el gobierno y la oposición en España. Habla de “deshielo” y de “nueva cercanía” entre PP y PSOE resaltando: “Si ahora se celebrasen elecciones, los dos grandes partidos españoles ya no superarían juntos el 50% de los votos”.

Rubalcaba y Rajoy
(Foto: Flickr/La Moncloa)

Frankfurter Allgemeine Zeitung asegura: “El deshielo en la política interior española comenzó con una curiosa casualidad. El ex presidente del gobierno José María Aznar acudió a un plató de televisión para culpar a su amigo de partido Mariano Rajoy de debilidad de liderazgo. Pero en ese momento Rajoy no se encontraba apesadumbrado frente a la pantalla, sino sentado en un sofá  manteniendo una animada conversación junto al antiguo presidente del gobierno socialista Felipe González.”

Añade: “El mensaje fue clarísimo: Mientras el crítico desleal del propio partido despotricaba contra Rajoy, que trabaja duro y al que en su día él mismo designó como su sucesor, el hombre de Estado de la oposición le estaba asegurando al presidente que, si así lo desea, le apoyará gustosamente, sobre todo en Europa y Latinoamérica. Desde ese encuentro, en el que estuvo involucrado Alfredo Pérez Rubalcaba, cabe observar otros tantos intentos de acercamiento entre ambos políticos y sus respectivos partidos.”

El texto apunta: “En el primer año y medio de gobierno desde el cambio de poder, el PP y el PSOE estuvieron acérrimamente enfrentados. ¿Qué ha cambiado ahora tan repentinamente? Ahí está ante todo la pérdida de imagen de los dos grandes partidos. No sólo se enfrentan a la crisis económica, sino también a tramas de corrupción que alcanzan a todos los partidos. Parece que ahora lo más indicado para los grandes es no dañarse innecesariamente los unos a los otros.”

[Leer el artículo en el Frankfurter Allgemeine Zeitung (pago)]

Frankfurter Allgemeine Zeitung es un diario fundado en 1949 y referencia para el mundo de los negocios y los círculos intelectuales. Es propiedad, en un 93% de la Fundación independiente FAZIT-Stiftung. Su línea editorial es liberal-conservadora. Su circulación en enero de 2013 era de 382.000 ejemplares, la segunda mayor entre los diarios alemanes. Y es además el periódico alemán de mayor difusión en el extranjero y llega a 148 países. Cuenta con una de las mayores redes de corresponsales de prensa del mundo, gracias a la cual puede mantener una gran independencia de las agencias de prensa. En noviembre del 2012 provocó fuertes polémicas en España, por su postura contra la inmigración española hacia Alemania durante la crisis.