BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Puig fue la persona que ordenó el desalojo de la Pza de Catalunya. La policía autonómica se empleó con brutalidad, desbordada, contra manifestantes pacíficos provocando un verdadero escándalo internacional.

El consejero de Interior de la Generalitat se justificó ayer diciendo que “su responsabilidad era reducir el riesgo de cara al evento” futbolístico de hoy. Pero dado que el resultado de su intervención lejos de “reducir el riesgo” lo ha alimentado como una brasa con gasolina, el crédito del consejero de Interior ha quedado dilapidado. Urge su dimisión, e incluso su procesamiento, si cabe.

No hacen falta muchas explicaciones pues por fortuna, detrás de cada porra, hoy, los ciudadanos vigilan la salud democrática con una cámara de vídeo.Por cierto, una vacuna contra los excesos policiales que las asociaciones de la prensa deberían proteger a no mucho tardar.

La intervención además de brutal, e ineficaz, es manifiestamente estúpida. Hoy las fotos de los jóvenes ensangrentados en Barcelona copan las páginas de los diarios de medio mundo y el efecto llamada que ha provocado en la Plaza es indiscutible. La ola de solidaridad se ha escuchado en todas las plazas del país. Si ayer se discutía sobre el lugar al que trasladar la protesta, hoy se discute sobre represión policial.
Nunca antes los manifestantes habían tenido tanta razón: vivimos en una democracia mal tutelada que no acepta que los ciudadanos recuperen sus espacios públicos y los utilicen como un ágora político.

Print Friendly, PDF & Email