Ante el redoblado desafío independentista catalán y el 27S, periodistas, políticos y ciudadanos reflexionan sobre si existe todavía margen para el diálogo y alcanzar una salida al conflicto. Y la respuesta es que hay poco espacio. Pero varios análisis sostienen que las elecciones autonómicas dejarán un resultado que obligará a buscar un nueva vía. Algunos apuntan a que Artus Mas y Rajoy son obstáculos para un diálogo y otros advierten que la CUP puede tener un papel más destacado de lo que se prevé. Se destaca en cualquier caso, en medio de un cierto tono de pesimismo, que la resolución de la crisis tiene que ser política.