La decisión de la Juez Lamela de encarcelar a los líderes de la ANC y Omniun, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, por organizar manifestaciones para impedir que se llevaran a cabo operaciones policiales es analizada por periodistas, políticos, abogados y corresponsales extranjeros. Muchos resaltan que el delito de sedición por el que se acusa a “los Jordis”, existió y por tanto la orden judicial se limita, cumpliendo con la separación de poderes, a aplicar el Código Penal. Pero la sensación general es que la prisión preventiva y sin fianza en este caso es “excesiva”, incluso “innecesaria” y complica la solución política a la crisis catalana “echando más gasolina” al conflicto.

Michael Reid, de The Economist: “Difícil pensar en una decisión judicial más burdamente estúpida que encarcelar antes del juicio a dos líderes del movimiento independentista catalán.”

Print Friendly, PDF & Email