BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Hubo un tiempo en el que los pueblos veneraban a sus guerreros. Era un tiempo de espada, de lucha y de hambre, de viajes y conquistas, de ignoracia y de sometimiento. Era un tiempo en el que unos pueblos a otros se descubrían a golpe de sangre y fuego.

Las sociedades cambiaron, se educaron, se informaron y accedieron al mundo. Los más fuertes fueron controlados por la conciencia, por la democracia y por la inteligencia.

Pero las sociedades heredan tradiciones que asumen como propias. Las razones por las que un día se instalaron entre nosotros se diluyen en el tiempo. Nadie sabe muy bien a qué se deben sus conmemoraciones ni se detienen a cuestionar sus principios, vigentes en otro tiempo, válidos para otra conciencia.

Hubo un tiempo en el que los pueblos veneraban a sus guerreros, sí. Hoy tanques,  militares, armas, cohetes, botas y espadas han desfilado por la Castellana. También hoy un grupo de espectadores ha abucheado al presidente del gobierno elegido democráticamente por las urnas. Era un día de nostalgia. Triste nostalgia.

 Imagen de previsualización de YouTube