El diario británico Financial Times publica en su edición de internet un post de Martin Wolf (jefe comentarista económico del diario) que lleva por título: ¿Qué se suponía que tenía que haber hecho España?. En el texto se denuncia la imprevisión de las autoridades españolas, pero también se pone en cuestión que sea posible ahorrar el superavit : “no existe ni la más remota posibilidad de que una democracia pueda registrar tales superávits”. El diario plantea también que se podía haber evitado esta crisis si se hubieran restringido directamente los préstamos. Finalmente concluye: “España sólo cometió un gran error: adoptar el euro”.

Mirando hacia atrás, la única forma de la que las autoridades españolas podían haberse preparado para el golpe hubiera sido registrando superávits del 10% del PIB durante cinco o seis años antes de la crisis, generando así un posición positiva de valores netos de al menos el 20% del PIB. Esto tal vez habría bastado (aunque tampoco está claro), pero no existe ni la más remota posibilidad de que una democracia pueda registrar tales superávits.

Por cierto, el preciado pacto fiscal de Angela Merkel hubiera fracasado de forma inequívoca, ya que se pensaba que España había registrado superávits estructurales antes de la crisis, tal y como exige el pacto. ¿Qué más podrían haber hecho las autoridades españolas?

En efecto, podrían haber intentando detener los préstamos bancarios directos a través de la rápida reducción de los ratios préstamo-valor, o restringir directamente los préstamos. Hay dos razones para preguntarse si esto habría funcionado. En primer lugar, habría resultado desesperadamente impopular en España. En segundo lugar, en ese caso el préstamo podría haberse realizado directamente desde entidades extranjeras en lugar de españolas. ¿Habrían sido las autoridades españolas capaces de evitar esta afluencia bajo la normativa europea? Yo creo que no. (…)

En mi opinión, España sólo cometió un gran error: adoptar el euro. Si no lo hubiera hecho, es probable que ahora se pareciera más al Reino Unido: sí, la economía estaría en graves apuros, pero su tipo de cambio y sus intereses a largo plazo serían mucho más bajos. Después de todo, incluso en esta situación su posición fiscal no es peor que la británica, tal y como apunto en mi blog. Pero replantearse esta opción ya no es posible. Ahora necesita ayuda para sobrevivir a la crisis ¿Conseguirá España lo que necesita? Lo dudo. [leer aquí completo]

Print Friendly, PDF & Email