BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

 Ayer, durante la manifestación contra el Pacto del Euro de los indignados, acompañé a un grupo muy variopinto de personas. Curiosamente, algunos, ayudaban en la organización del orden de la marcha. Es, probablemente, uno de los grupos estéticamente más llamativos de los que participan en el 15-M.

Por eso he titulado el post así, porque a raiz de enviar estas fotografías a twitter me llegaron algunos mensajes preguntando si representaban la generalidad de los asistentes. Y en realidad no. La fotografía consiste a menudo en poner el objetivo allí donde los ojos no se detienen mucho rato, para congelar el momento. Además, ya sabemos que aunque el enfoque parece determinar la realidad, no siempre es así.

El movimiento 15-M está compuesto por personas de todas las edades, procedencias y condiciones. Sin embargo este grupo me gustó especialmente por dos razones: una puramente estética y otra por el choque de prejuicios. Por eso pasé la tarde cerca de ellos y dediqué casi todas las fotos a retratarles. El aspecto nunca debería hacernos prejuzgar el caracter de una persona.

Estuvieron muy amables, incluso ante la incomodidad que supone que un tipo esté fiscalizando cada movimiento para retratarlo, pero nos cruzamos los emails para intercambiarlas después. A mi me gusta especialmente la foto de Abel, con cresta roja, abrazando a la chica rubia, porque seguramente es la que mejor retrata los sentimientos de ambos. Se emocionaron al verse y se fundieron en esta sonrisa.

Fundidos en una sonrisa

También, al final de esta serie de fotos, encontrarás la de un hombre que caminaba desnudo entre la gente. Es una foto sencilla pero me gusta por los que hay a su alrededor. Esa actitud retrata muy bien la del resto. Resulta que un hombre camina desnudo entre la multitud y todo el mundo disimula, sin dirigirle la mirada, con cierta intimidación. Como si un hombre desnudo no estuviera caminando entre ellos.

Manteniendo el círculo frente a la cabecera  de la manifestación

 Señales al helicóptero: “Aquí no hay condiciones para aterrizar”

Abel observa a Caín

Apurando el piti

Abel ayuda a la fotógrafa

Abel condena con la mirada a uno que estaba rompiendo el silencio, ¿a que no lo imaginabas?.

Cae la noche

Siempre observando. V de vendetta

Una pareja destaca entre la multitud

Bella. Traslada a los 70

 

Con bandera, frente al Banco de España, mientras observa ensimismada a la gente

La llegada a Sol se convertía en una explosión de alegría.

 

La gente disimulaba a su alrededor, sin dirigirle la mirada, con cierta vergüenza. Como si un hombre desnudo no estuviera caminando entre ellos.

Print Friendly, PDF & Email