En un artículo del New York Times, Manuel Fraga y Santiago Carrillo hablan de distintos asuntos de la actualidad española. El periodista subraya que pese a sus diferencias, estos dos antiguos rivales, coinciden en señalar que España atraviesa un momento crítico por cuestiones económicas. Pero también les pregunta por el Juez Garzón. Y la respuesta de Fraga es clara: apoya que se vaya a la CPI “porque debería ser mantenido lo más alejado de España que sea posible”.

Manuel Fraga
(Foto: Flickr/Chesi)

El diario contextualiza que ambos políticos veteranos tuvieron un papel en momentos polémicos de la Guerra Civil y la dictadura: Fraga como Ministro del franquismo y Carrillo como responsable de la seguridad en Madrid cuando tuvo lugar la matanza de Paracuellos. Y explican que el “brutal pasado del país ha estado en el centro de todas las miradas a causa del la suspensión del más influente juez del país, Baltasar Garzón, por presuntamente abusar de su poder al intentar investigar los crímenes de guerra.

Ambos hombres tienen una opiniones contundentes sobre el Juez que ha empezado a trabajar para la Corte Penal Internacional en La Haya, una salida que el Señor Fraga aplaude porque “debería ser mantenido lo más lejos de España que sea posible”, dice el texto del New York Times.

También se hacen eco de las palabras de Santigao Carrillo elogiando a Garzón por “perseguir una meta justa. Se cometieron crímenes en los dos bandos durante la guerra pero no comparables a ninguna escala. Y luego Franco metió en la carcel o fusiló a todos sus oponentes tras la guerra, a la vez que homenajeaba a sus muertos. Eso todavía tiene que pasar para sus víctimas”, explica el dirigente comunista.

El artículo asegura que en cualquier caso ambos políticos prefieren mirar al futuro antes que centrarse en el pasado. Y cita sus opiniones sobre asuntos de plena actualidad como la crisis económica, el Estatut de Cataluña, el debate sobre la prohibición del burka o el futuro de Zapatero.

Print Friendly, PDF & Email