Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2009, el gasto en investigación y desarrollo en España sumó 14.582 millones de euros, lo que supone el 1,38% del PIB. Pero con respecto al 2008, esta cifra significa un descenso del 0,8% que hace virtualmente imposible el objetivo del Gobierno de que el gasto en I+D alcanzara este año el 2% del PIB. [Ver estadisticas en pdf]

 


(Foto: Flickr/dgbury)

Es la primera caída del gasto en I+D en España desde 1994. Pero el INE destaca un aspecto positivo. Dado que el PIB cayó el año pasado bastante más que el desembolso en actividades innovadoras, el peso de esta partida en relación con la riqueza nacional aumentó hasta el 1,38% del PIB, tres centésimas más que en 2008.

El descenso del gasto se explica por el retroceso del desembolso de las empresas (-6,3%). La Administración pública aumentó su gasto en un 9,5%, pero como solo financian el 47,1% del total (frente al 51,9% del sector empresas), no ha podido evitar el retroceso global. Con estos datos, España sigue lejos de la media de la Unión Europea de los 27, que invierte el 1,9% de su PIB en I+D, segun los datos de 2008.

Según el director general de la Fundación para la Innovación (Cotec), Juan Mulet, un aspecto positivo es que la caída del gasto en las empresas ha afectado sobre todo a la partida de gastos de capital (principalmente inversiones) y apenas se ha notado en los gastos de personal, lo que deja a las empresas en una situación similar a la de hace un año. Mulet destacó que “seguramente” la caída del gasto empresarial suponga “una pérdida de competitividad de cara al futuro”

Por comunidades autónomas, las que realizaron un mayor esfuerzo en actividades de I+D fueron Navarra, Madrid, País Vasco y Cataluña. Todas ellas presentaron cifras de intensidad en el gasto superiores a la media nacional.