El diario francés publica un reportaje sobre los problemas de la juventud española y en concreto el desencanto y la desafección de la llamada generación ni-ni. Le Monde explica que el debate sobre esta cuestión se ha reavivado en nuestro país tras la expulsión de un joven de su nido familiar al que comparan con el protagonista del film “Tanguy”.

El texto está firmado por Elodie Cuzin y recoge como “el caso del joven español al que sus padres han sido obligados a pasar una pensión de 200 euros mensuales durante dos años para evitar que caiga en una ??repentina situación de falta de asistencia??, reaviva en España el debate sobre los ni-ni, jóvenes que viven en casa de sus padres sin estudiar ni trabajar, y no realizan ningún esfuerzo para encontrar una ocupación. La crisis acentúa la tradición española que veía cómo, en pleno boom económico, los jóvenes no se emancipan hasta los 30 años”.

“La imagen de los ni-ni es la de una generación amorfa que no se rebela, a pesar de una tasa de paro que ha subido hasta el 43% entre los menores de 25 años. Un récord en Europa. Según una encuesta de Metroscopia. La mitad de jóvenes españoles no están motivados o especialmente interesados por ningún motivo futuro” destaca Le Monde.

Manifestacion de jóvenes
(Foto: Flickr/A Silva Photografy)
Aunque también se hacen eco de que “según el Consejo Español de la Juventud, los resignados no son más que una minoría, apenas el 6% de los comprendidos entre los 16 y los 35 años, en tanto que cerca de 850.000 jóvenes no encuentran trabajo a pesar de sus esfuerzos”.

De hecho, aunque tímida, la movilización también parece empezar a tomar forma después de más de tres años de crisis. Alrededor de 5.000 personas se reunieron bajo la bandera de la juventud sin futuro y protestaron en Madrid a principios de abril, con el lema: `Sin casa, sin trabajo, sin pensión y sin miedo´