España se habría ofrecido a relevar militarmente a Francia en Mali y República Centroafricana para que su ejército pudiera concentrarse en Siria. Esta es la noticia que domina la portada de El País de este 20 de noviembre y que reflejaría la respuesta del gobierno de Rajoy a la petición de ayuda militar lanzada por Francia tras los atentados de Paris. Sin embargo a media mañana, cuando ya se conocía el secuestro de 170 personas en un hotel de Bamako, la capital de Mali, el ejecutivo español ha emitido un comunicado en el que desmentía rotundamente esta información. (NOTICIA ACTUALIZADA)

El secuestro en el Radisson Blu de Bamako, un establecimiento frecuentado por extranjeros y en el que hombres armados retuvieron a 140 huéspedes y 30 trabajadores, empezó sobre las siete de la mañana. Pero además de mantener en jaque a las fuerzas de seguridad malienses, -que tuvieron que entrar en el hotel en una operación para liberar a los rehenes en la que muerieron 27 personas-, parece que ha tenido también implicaciones en la actualidad política española.

El diario El País aseguraba que Rajoy había ofrecido a Francia realizar un mayor despliegue militar en África, en concreto la zona del Sahel, Mali y la Republica Centroafricana para relevar al Ejercito galo del control de esta zona y que pudiera concentrar recursos en la guerra contra el Isis en Siria. Esta posibilidad fue incluso confirmada por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo en una entrevista en 13TV: “España puede suplir los esfuerzos que está haciendo Francia en Malí y en Centroáfrica para que ellos liberen soldados y sobre todo material y que lo manden a Siria y lo cubriríamos nosotros”.

Sin embargo sobre la once de la mañana se dio a conocer un comunicado de Moncloa que “desmiente rotundamente que el gobierno haya hecho alguna oferta de carácter unilateral a Francia sobre modificaciones de despliegue militar después de los atentados de París”. Asimismo el texto insiste en  que, hasta el momento, ni Francia ni la coalición internacional contra Daesh ha requerido a España incremento alguno de su contribución, precisando que el país ya participa “activamente” en la coalición contra Daesh en Irak y mantiene una presencia defensiva en Turquía bajo mando de la OTAN.

Además de esto, España tiene también desplegados en Malí a 117 militares, un centenar está en Kulikoro y 10, en Bamako. Este país del Sahel, junto con la República Centroafricana, serían los dos en los que Defensa estaría trabajando en un plan para reforzar el despliegue militar español, según El País