La recomendaciones de la UE o el FMI a Grecia desde que estalló la crisis de la deuda son de aplicar recortes en el gasto social, las pensiones, la asistencia sanitaria y el sector público. Pero el periodista francés Jean-Louis Denier denuncia que durante este tiempo el gobierno griego ha seguido gastando grandes sumas de dinero en un armamento que es discutible que necesite. Incluso cree que se podría haber obligado al país a respetar contratos de compra de armas con proveedores europeos.

Un tanque griego
(Foto: Flickr/modly)

Grecia pese a estar al borde de la bancarrota ha sido, según un estudio del instituto SIPRI de Estocolmo, el quinto mayor comprador de armas en el mundo entre 2005 y 2009. Con 133.000 soldados, Grecia tiene el mayor ejército de los países de la OTAN en proporción a sus habitantes (11 millones). Mantiene un conflicto histórico y una especie de “guerra fría” con Turquía que se proyecta en este frenesí armamentístico, pero ambos países son miembros de la Alianza Atlántica.

Ningún país de Europa invierte tanto dinero per cápita en armas como Grecia: un 4,3% de su PIB frente al 2,2% de Francia o el 1,1% de España. Algunas fuentes apuntan que con el descalabro de la crisis, el dato griego se ha reducido al 3,2%. Pero en cualquier caso, el porcentaje sigue muy por encima del resto de países miembros.

Hay evidencias de que parte del sobreendeudamiento griego de los últimos años se debe precisamente a los gastos militares, incluso con la sospecha de sobornos de intermediarios europeos. Y los países proveedores de este armamento y que mas han animado -y siguen haciendolo- a Grecia a firmar estas operaciones armamentística son EEUU, Alemania y Francia… los mismos que están exigiéndole drásticas medidas de austeridad.

Daniel Cohn Bendit ya denunció la “hipocresía europea” porque en 2010 Francia vendió a Grecia seis fragatas por valor de 2.500 millones de euros, helicópteros por 400 millones o rafales de combate a 100 millones la unidad. Además Alemania vendió seis submarinos al gobierno heleno por 1.000 millones. Y más recientemente se habla también de 2.000 millones de dólares en aviones de combate estadounidense y 3.000 en helicópteros de combate galos.

Imagen de previsualización de YouTube

Incluso segun el europarlamentario, Francia presionó al gobierno de Papandreu vinculando la aprobación del primer rescate de 2010 al pago de los contratos de armamento. Asi se obligaba a Grecia a ahorrar en Defensa, pero al mismo tiempo le exigían respetar los contratos con las empresas europeas de armas.

Steve McGiffen apunta en un texto que parece que “los rescates están en realidad directa o indirectamente dedicados a la compra de armas. Año tras año Grecia, un país de renta media que ya no puede permitirse ofrecer a sus ciudadanos los medios para llevar una vida digna, productiva y satisfactoria, ha estado gastando dinero que no tiene en armas que no necesita. El dinero para comprar este armamento es suministrado por los préstamos bancarios que vienen de los mismos países que venden las armas, incluidos los EEUU, Alemania y Francia”.

Sorprende que ninguna institucion, ni parlamento europeo o nacional esté estudiando seriamente la cuestión. “¿Desinteres o un lobby eficaz?” se pregunta Jean Louis Denier.

Print Friendly, PDF & Email