Survival, la ONG que defiende a los pueblos indígenas, ha iniciado una campaña para pedir a la constructora Grupo San José que ayude a salvar a los ayoreos en Paraguay. Acusan a una filial de GSJ, Carlos Casado S.A. de estar destruyendo el bosque que constituye el último refugio de los únicos indígenas aislados que sobreviven en América Latina fuera de la Amazonía.

Según la ONG, la empresa agroganadera Carlos Casado S.A. ha sido descubierta deforestando y abriendo carreteras y reservas ilegalmente en la tierra ancestral de los indígenas aislados ayoreos en el bosque del Chaco en Paraguay. Acusan también a la empresa de intentar falsificar firmas de los ayoreos para la construcción de una vía de acceso.


(Foto: Flickr/Axlskywalker)

Los ayoreos llevan reclamando la titularidad legal sobre una fracción de su tierra ancestral desde hace más de 20 años, pero buena parte de ella está en manos de poderosas compañías ganaderas. Algunos de estos indígenas todavía viven en situación de aislamiento, escondidos en una isla de bosque menguante en esta región de Paraguay y forman una de las sociedades más vulnerables del planeta.

Survival International está pidiendo a los accionistas de GSJ, como Banco Santander, que retiren sus inversiones de la empresa por su implicación en la destrucción de estas tierras. En su campaña, incluso han hecho una protesta durante la Junta General de Accionistas de la constructora, donde varios manifestantes denunciaron con pancartas y folletos el caso.