Una sentencia del Supremo puede obligar a los bancos españoles a hacer responsables de los depósitos que muchos británicos dejaron para comprarse una vivienda de vacaciones o retiro y que desaparecieron por la crisis. Es lo que pone de relieve el diario británico que destaca que el sueño de tener una propiedad en España se convirtió en pesadilla para muchos británicos, incluidos los que adquirieron una vivienda ilegal. Pero enfatiza que ahora ya sea vía demandas a través de bufetes españoles o gracias a la presión de organizaciones se ha abierto una puerta para que puedan recuperar su dinero.


The Guardian cita el caso concreto de un matrimonio que puso en 2007 una señal de 66.875 euros para un apartamento en Castalla, Alicante, que se paralizó un año después por la crisis. Pero señala que es una historia familiar para muchos británicos que intentaron comprarse una casa en España justo antes del estallido de la burbuja y se vieron atrapados luego por esta y no han podido recuperar el dinero invertido. Y resalta que tras casi una “década de frustración”, la sentencia del Supremo que declara responsables a los bancos españoles de los depósitos desaparecidos, incluyendo intereses, abre una puesta de esperanza.

El artículo explica que abogados españoles consideran que este fallo judicial puede permitir a los británicos que perdieron entre 20.000 y 70.000 libras, recuperar parte de su dinero y están organizando demandas para ello. Y cita al director de Spanish Legal Reclaim, un bufete español centrado en clientes extranjeros, que asegura que la sentencia del Supremo puede obligar a los bancos españoles a devolver el dinero, con intereses, a los compradores británicos porque no pusieron esos depósitos en cuentas separadas. En cuanto a los miles de ingleses que adquirieron viviendas ilegales en Andalucía, se hace eco de que las organizaciones de afectados han conseguido que el Senado reconozca su derecho a una indemnización.

The Guardian es un diario británico fundado en 1821 y conocido hasta 1959 como The Manchester Guardian. Su línea editorial es de centro izquierda. Es propiedad del Guardian Media Group, que también edita The Observer, controlado hasta 2008 por The Scott Trust, una fundación sin ánimo de lucro centrada en mantener la independencia del diario. Ahora pertenece a The Scott Trust Limited, una compañía que ya no es una fundación, pero mantiene los mismos preceptos. Fue el diario que destapó el escándalo de las escuchas telefónicas en Reino Unido que provocó el cierre del tabloide News of the world. Y en 2014 ha obtenido un premio Pulitzer por su cobertura del caso Snowden. En agosto de 2013 su circulacion era de 189.646 ejemplares, la 4ª entre los grandes diarios, pero su website es el 2º más popular del Reino Unido, solo por detrás del Daily Mail.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email