Son funcionarios de Hacienda, pero se dedican a detener a narcotraficantes en pleno mar. España es uno de los pocos países que emplea a la Agencia Tributaria para perseguir el negocio de la droga. Los miembros de este dispositivo especial nos acogen en “El fulmar” y lo explican en radiocable.com…

Disponemos de dos grandes barcos para este tipo de operaciones… Nosotros, al ser civiles, sólo podemos actuar tras una orden judicial. No obstante, a nuestra tripulación, que suele estar formada por unas 18 personas, se añade en ocasiones un pequeño equipo de Policía o Guardia Civil.

Actúan en tanto que el tráfico de drogas es un delito de “contrabando”, pero cuando los narcotraficantes son detenidos, además, se les acusa de un delito “contra la salud pública”. Sus intervenciones están coordinadas a nivel internacional de manera que navegan por “Irlanda, Valencia o Venezuela”.

No solemos tener problemas en las detenciones, de momento. Intervenimos los barcos con dos pequeñas lanchas y disponemos de un calabozo en el barco con 8 literas. Si hay más narcotraficantes, los acomodamos en el suelo. Como según la legislación española no se puede retener más de 72 horas a una persona si no hay decisión judicial, y desde que intervenimos hasta que llegamos a España pasan muchos días -hasta 42-, una vez cumplido el plazo, el juez nos hace llegar una orden que confirma su detención. Durante esos días, sacamos a los presos a la cubierta del barco y comen exactamente lo mismo que nosotros.

Imagen de previsualización de YouTube

Print Friendly, PDF & Email