El colaborador de la BBC explica en radiocable.com algunos detalles de cómo llegó la carta de ETA anunciando su desarme a la TV pública británica y su análisis tras leerla. Guy Hedgecoe, que también escribe para The Irish TimesThe Politico, apunta que considera la decisión de la banda vasca “audaz” porque es unilateral y no recibe nada a cambio, pero “previsible” porque desde que renunció a la violencia era el paso lógico, aunque “ha tardado muchísimo”. Añade que ETA intenta convertir su desarme en “algo grande”, comparable a lo que se vivió en Irlanda del Norte. Pero señala diferencias, sobre todo porque desde Madrid no se ve así y “no hay consenso sobre lo que significa”. Apunta sin embargo que el acto “debería ayudar a la reconciliación” en el País Vasco, aunque considera que para eso hace falta también pasos por parte del gobierno.

Guy Hedgecoe explica: “La carta de ETA le llegó la BBC el miércoles, diciéndole que estaba embargada hasta este viernes. A mí me enseñaron la carta para analizar el contenido y ver qué significaba. Yo no la recibí directamente. A mi me la enseñan desde Bruselas, el despacho europeo, pero no sé cómo funcionó exactamente la línea de comunicación y cuál fue el proceso.”

En cuanto al contenido del comunicado asegura: “Es el lenguaje esperado de ETA, poniendo el énfasis en los sacrificios, o supuestos sacrificios, que la banda ha hecho para llegar a este puntos y resaltando la falta de compromiso del estado español y también francés, llamándoles `enemigos de la paz´. Me pareció el lenguaje típico de ETA. Hablando del desarme pero al mismo tiempo un poco agresivo en contra de España y Francia. Pensando quizás en que si hay un problema en el acto de Bayona, puede echar la culpa a las autoridades españolas o francesas.”

El corresponsal señala que “tanto ETA como la izquierda abertzale quieren presentar todo este proceso como algo muy grande, con repercusión internacional. Algo comparable al proceso de paz irlandés. Pero por otro lado desde Madrid, el gobierno español y mucha gente no lo ve así. No se ve como algo de tanta importancia, sino más bien como algo inevitable, que ha tardado muchísimo. Y justo en ese punto hay una falta de consenso sobre lo que significa realmente este desarme. Para el gobierno es sólo otro paso hacia la disolución de ETA que tenía que haber pasado hace mucho, mientras que para ETA es un sacrificio grande que debería tener alguna concesión. Son dos posiciones todavía muy diferentes.”

Guy Hedgecoe asegura: “Desde 2011, con el alto el fuego, éste era el paso lógico que tenía que dar ETA. Yo incluso pensé que podía haber pasado el año anterior, para dar potencia a la izquierda abertzale en las elecciones vascas. Pero no pasó, tardó unos meses más y ha sido muy lento. Pero tenía que pasar, un movimiento armado que deja la violencia, tiene que dejar las armas. Solo que han tardado muchísimo. Y supongo que eso refleja las dificultades que ha tenido ETA para tomar esa decisión y que hay desacuerdo dentro. Porque además no recibe nada a cambio. No lo hace porque vaya a haber un cambio en la política penitenciaria. Ni mucho menos. Lo hace de forma unilateral. En este sentido es un movimiento audaz por parte de ETA, aunque previsible.”

En cuanto a si este desarme puede contribuir a resolver el conflicto y a la reconciliación en Euskadi, el periodista afirma: “Yo veo una diferencia entre la paz y la reconciliación. Lo que el País Vasco tiene desde hace cinco años es paz, pero eso no es igual a reconciliación. Para esto, hace falta desde luego que ETA deje las armas y quizá que se disuelva. Pero más allá, tiene que haber otros pasos e iniciativas de reconciliación por parte del gobierno vasco o del español. Pero no lo hemos visto, sobre todo por parte del gobierno de Rajoy. Mi impresión es que en el País Vasco, sigue faltando reconciliación a nivel social, en los pueblos, en los bares… en ese sentido el desarme de ETA debería ayudar.”

Guy Hedgecoe lleva en España desde 2003. Es corresponsal de The Irish Times y colaborador habitual de la BBC, Deutsche Welle y ahora también de la edición europea de The Politico. Anteriormente fundó Iberosphere, un medio digital de análisis de noticias sobre la Península Ibérica, y fue director de la edición en inglés de El País. Entre los artículos que ha escrito destacan un perfil sobre Rodrigo Rato, “de Dios del FMI a paria“ y otro sobre Otegi, el político más divisivo de España un análisis sobre la Operación Menina y Soraya Sáenz de Santamaría, un el posible “fiasco” del contrato del AVE a la Meca por los problemas en el consorcio o la constatación de que España sigue siendo refugio de fugitivos y un polo para el crimen global.

Print Friendly, PDF & Email