Cartel del documental

Pueden considerarse como los pioneros del periodismo gráfico español, el documental “Heroes sin armas” repasa la vida de cuatro amigos -Alfonso, Luis Marín, Pepe Campúa y José María Díaz Casariego-, que captaron algunas de las mejores fotografías de la Guerra Civil. El film, de Ana Pérez de la Fuente y Marta Arribas, se estrena este 23 de abril y divulga por primera vez algunas de las imágenes de estos fotoreporteros, testigos privilegiados de la contienda.

Las imágenes más conocidas de la Guerra Civil son las que realizaron los fotógrafos extranjeros. Pero también hubo españoles ¿Qué pasó con ellos? ¿Dónde quedaron sus fotografías? ¿Por qué su memoria todavía no se ha recuperado? A todas estas preguntas pretende responder “Heroes sin Armas. Fotógrafo en la Guerra Civil” que investiga y analiza el devenir profesional de cuatro amigos, cuatro fotoreporteros cuya historia se inicia en la revista Mundo Gráfico en los años 20 cuando donde son conocidos como los “héroes del reportaje gráfico”.

Ana Pérez de la Fuente y Marta Arribas trazan la pequeña historia de estos pioneros desde que se conocen hasta que la Guerra Civil les cambia la vida. También rastrean el destino de sus fotografías de guerra muchas de las cuales han permanecido escondidas durantes décadas “en maletas, paredes, dobles tabiques…”. Parte de estos archivos fue adquirido por la Agencia EFE. En este video se muestran algunas de las imágenes más curiosas como las de las pruebas del submarino en la Casa de Campo o un mitin de Azaña en la Plaza de Toros.

 

Imagen de previsualización de YouTube

El documental ha sido producido por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales en colaboración con La Fábrica. Y gracias a este trabajo se han recuperado fotos de la República, la construcción de Madrid, pero también de la destrucción tras el estallido de 1936, los bombardeos, los muertos, las estrecheces…

Para los cuatro reporteros todas estas imágenes fueron luego un pretexto para que les persiguieran, destruyerasn sus materiales y les impidieran seguir trabajando de fotógrafos. Uno de ellos, Casariego fue condenado a muerte y otro Alfonso Martín, aseguró durante años por miedo que todo su archivo se había quemado en un incendio. Incluso Pepe Campúa que se incorporó al bando franquista al final de la guerra ocultó sus fotos en un sótano.

Ahora con “Heroes sin armas. Fotógrafos en la Guerra Civil” pretenden homenajearles y reivindicar las figuras de los Capa, Tardoo Seymour españoles.

Print Friendly, PDF & Email