La farmaceutica suiza demandó al gobierno de la India por producir medicamentos genéricos para los pobres sin respetar sus patentes. Muchas ONG´s acusaron a Novartis de poner sus intereses económicos por encima de la salud de las personas, y muchos hablaron de batalla entre ricos y pobres. Ahora un tribunal acaba de dar el primer punto a la India, al desestimar la demanda de la farmaceutica.

El motivo aducido por los jueces es que los tribunales indios  no son el “foro apropiado” para determinar si la ley viola los tratados internacionales, como denunciaba Novartis.  Además, según el colectivo de abogados de la parte india que han revelado parte de la sentencia, los jueces han rechazado que la cláusula de la ley india cuestionada por la farmacuetica fuera ‘arbitraria’ y han considerado que respeta la Constitución.

El farmaco Glivec que sirve contra la leucemia fue el detonante del enfrentamiento. Novartis quería explotar en monopolio este medicamento -mejorado recientemente-,  en la India, igual que lo hace en otros 40 países. Pero el Gobierno se lo impidió gracias a una sección de la ley india que prohíbe patentar fármacos que no sean estrictamente innovaciones.

Aunque la batalla se origina por un farmaco anticancerigeno, el grueso del asunto está en el futuro de los medicamentos antisida. Novartis ha alegado que el sistema de patentes indio va en contra de la innovación farmaceútica. Pero otros muchos creen que ceder a la presión de la multinacional pondría en peligro la producción de genéricos a bajo precio como los que distribuye contra el virus del sida.  Y la India es uno de los mayores productores de genéricos del mundo gracias precisamente a esa ley de patentes.

Print Friendly, PDF & Email