Hay “piratas” y ladrones especializados en los turistas británicos en las carreteras españolas, andar solo por Ibiza puede costarte la vida o hay bandas que meten droga en las bebidas… son sólo algunas de las últimas noticias y advertencias que han sido destacadas por el gobierno o los medios británicos. Cuando empieza la temporada alta de turismo y los ingleses son el colectivo que en mayor número viene a España y el que más dinero se gasta… ¿pueden estas noticias que inciden en la inseguridad tener impacto? Algunos en España creen que si y protestan por ello.

La última polémica ha sido la campaña del Consulado británico en Ibiza que ha llenado el municipio de San Antonio de carteles en los que pide a sus ciudadanos: “No vuelvas andando solo a casa o con alguien a quién no conoces, te puede costar la vida”. La campaña Enjoy and Respect (Diviértete y respeta) consta de seis carteles luminosos, 300 pósters y 15.000 trípticos que circulan por oficinas de turismo, comercios, bares y hoteles de la isla.

Empresarios turísticos o la Federación Hotelera de la isla han pedido que se retire la campaña y se están negando a repartir los trípticos en sus establecimientos. Destacan que no hay antecedentes de víctimas mortales en el municipio por “andar solo” y que la campaña, que también insiste en el “riesgo para la vida” de perder de vista las bebidas, ante la posibilidad de que les puedan echar algo, es “exagerada y  perjudicial para la imagen de la Isla“.

Pero no es el único caso. El pasado 15 de junio el Foreign Office también emitió una advertencia a los veraneantes que viajasen por España en coche. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores había habido un significativo aumento de ataques y robos a conductores y motoristas británicos. Aseguraron que sólo este año tuvieron que emitir 612 documentos de viaje de emergencia por sustracciones en las carreteras españolas. Denunciaban incluso que los ladrones buscaban específicamente coches con matrícula o distintivos ingleses.

Y señalaban una vía en particular: la AP-7. Tras la denuncia de un hombre de negocio galés que fue víctima de un robo en el peaje de esta autovía cerca de Barcelona, los medios británicos  difundieron que más de 120 turistas de su país sufrieron incidentes similares en ese mismo punto a manos de los que bautizaron como “piratas de la autopista“.

En abril, numerosos medios ingleses también se hicieron eco del caso de Alan Tait. Este presentador de golf en la BBC denunció que le drogaron, pegaron y robaron en sus vacaciones en la Costa del Sol. Y destacaron su advertencia a otros turistas: “Solo quiero que sepan que estas cosas pasan en España. incluso a un tipo como yo, y tengan cuidado”.

Estas denuncias británicas han coincidido con la presentación del plan “Turismo seguro” del Ministerio de Interior para este verano. A partir del 1 de julio, un total de 28.535 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil reforzarán la seguridad en las principales zonas turísticas españolas. El incremento afectará a carreteras, estaciones, puertos, aeropuertos, hoteles, playas, campings y celebraciones de espectáculos. Interior confía en que este despliegue ayude a que los únicos “multirreincidentes” sean los turistas. Sin embargo el PSOE ha rebatido que el mismo plan de seguridad en 2013 contó con un mayor número de efectivos, 29.208 agentes y que si se compara con 2011 donde hubo 42.784 la reducción es incluso mayor:  13.576 policías y guardias civiles menos.

Según las estadísticas de Turespaña, los británicos son el colectivo que más dinero se gastó en mayo de 2014 en España, 1.223 millones de euros (un 11% más que en 2013). Y en el acumulado del año los visitantes de Reino Unido llevan gastados 3.806 millones de euros, lo que supone casi el 19% del total.