Pau Lop

Pau Llop responsable del blog E-contenidos ha analizado el fenómeno del periodismo ciudadano en España de la mano del portal Bottup -del que es uno de los creadores- y del premio para este tipo de periodismo que acaban de conceder. En radiocable.com destaca que la cultura es uno de los ámbitos que más interés despierta en las noticias elaboradas por ciudadanos, seguido por la información internacional, a pesar de la etiqueta de hiper-local que suele asociarsele. También hay hueco para la opinión… y para seguir lo que hacen los medios tradicionales. Si estos se encargan de fiscalizar al poder, los ciudadanos quieren fiscalizarlos a ellos.

Pau Llop explica como funcional Bottup, donde creen en el periodismo ciudadano, pero también en el profesional y por ello hacen que ambos trabajen codo con codo. De las 3.510 noticias que han llegado a Bottup desde su creación, 1762 fueron redactadas por ciudadanos y han publicado, tras verificarlas y corregirlas, 1.372.

Y los intereses de los ciudadanos como periodistas difieren de los de los medios tradicionales. Asi por ejemplo la categoría con más participación ha sido la de cultura, una de la “malditas” en la prensa generalmente. Otro apunte llamativo es que en contra del tópico que dice que el periodismo ciudadano se centra sobre todo en lo que tiene más cerca y lo hiperlocal, Pau Llop explica que han recibido muchísimas noticias que tocan lo que sucedía en el mundo. Al vivir en una sociedad en red y donde todo está interconectado, los ciudadanos se interesan por la realidad global.

Una tercera característica del periodismo ciudadano es la abundancia de opinión a la hora de redactar noticias, aunque esto entra dentro de lo normal. Y tras analizar la categoría de medios, a Pau Llop le ha llamado la atención la gran cantidad de noticias elaboradas por ciudadanos. Se trata de una categoría que apenas tiene importancia en los medios convencionales y sin embargo los ciudadanos sí quieren saber qué hacen o qué pasa en ese sector. En cierta forma, si los medios fiscalizan al poder, el periodismo ciudadano fiscaliza a los medios.