La rebaja de la calificación de la deuda española por Standard & Poors ha provocado un gran debate en la blogosfera sobre las agencias de rating. Se discute su metodología,  su intereses, su credibilidad, los problemas de las alternativas… La mayor parte de los analisis coinciden en criticar que sean entidades privadas cuyos clientes son muchas veces las propias empresas que evaluan.

Standard & Poors
(Foto: Flickr/Thetruthabout…)

Rosa María Artal reflexiona sobre las agencias “Standar&Poor´s junto a Moody´s y Fitch, decide premiar, castigar, calificar en definitiva, a países enteros (con personas dentro), como si de un colegio se tratase. ¿Alguien los eligió, los contrató, para tan decisiva misión? No. O sí: el mercado.”

Antonio Fragua en La Fragua ironiza sobre quienes son los que deciden que España no es fiar: “Las denominadas “agencias” de calificación que, pese a su equívoco nombre, son compañías privadas que buscan ganar dinero. No son organismos oficiales. Están formadas por individuos cuya finalidad no es ser objetivos, sino conseguir beneficio

Antonio Arias en su blog Fiscalización “Es sorprendente que un asunto de esta importancia, como la calificación crediticia, esté en manos privadas. Miles de millones de dólares volatilizados tras una nota emitida por una compañía y cuya fundamentación deja mucho que desear. Pienso que no hemos aprendido nada de esta crisis.”

José Ramón López en Vasyt Blog explica las deficencias de las agencias com su calificacion de las subprime: “Vaya!!, una obligación que hace 4 años era una inversión segura es ahora una perdida segura… el mercado de los rating está muy lejos de ser un mercado que funcione bien. O se toman decisiones de calado sobre su funcionamiento y su regulación o este “mercado” arrollará al resto… y no precisamente por su eficacia.”

Pablo Beleña en Ojo crítico califica a las agencias crediticias de terroristas de mercado: “No acuso yo ni digo nada más grave de lo que ellas hacen. En concreto la protagonista del día, Standard & Poor??s. ¿Bajo qué criterios otorgan sus ratings sobre las deudas de cada país? ¿Son conscientes del daño que hacen con sus extraños criterios?”

En El blog Salmón creen que las críticas son oportunistas: “la metodología que siguen las agencias de rating de cara a realizar sus valoraciones es discutible, al igual que la posibilidad conocida de que existan intereses económicos, políticos y de credibilidad. Pero lo que no podemos admitir […] es que se evalúe la bondad o la fatalidad de estas agencias en función de la valoración oportunista que le otorgue el Gobierno de turno.”

Ana Ariza en su blog se pregunta por la autoridad moral estas empresas “hoy nos ha tocado y era de esperar aunque todavía me pregunto como es posible que al Reino Unido , con déficit de deuda más acusado, no hayan hecho nada. No es que quisiera que fueran rodando en cadena los países de la zona, sino que me llama la atención que tener una divisa diferente al euro con la que hacer frente a éste debacle sirva como escudo protector para éstas agencias.”

En el blog Bancos y cajas on line se asegura que aunque hay pocas opciones se buscan alternativas como: “la posibilidad de que el crédito soberano no se evalúe únicamente por este tipo de agencias, sino a través de otras alternativas, como el promedio de las estimaciones de bancos de inversión e inversores, evaluado por organismos independientes.”

En el blog Elementos de transición interna se defiende la necesidad de una banca pública: “De un dinero, de un sistema financiero al servicio de los ciudadanos y de las empresas socialmente responsables. No podemos seguir al albur de los caprichos de esas agencias que calificaron con la máxima categoria los bonos basura que les dictaron los señores del dinero y nos hundieron en la miseria.”

En Twitter la noticia ha generado muchos comentarios sobre las intenciones “Si S&P quería dar un aviso a Estepaís, hacerlo en un día que hay fúrgol es una mala idea”, las interpretaciones: “Curiosisimo, los mismos que antes decían que la calificación de España por las agencias como AA+ dicen ahora que es fundamental la bajada”; “¿No hay algo de racismo en la reacción de los mercados? ¿No te mosquea lo de PIGS? Anglos y Germanos decidiendo quién es de fiar”.

Y se pueden leer también muchas críticas. Contra la agencia S&P: “No es x darle la razón a la Vice pero las agencias de rating me merecen la misma credibilidad que la bruja LolaLo que tiende es a acertar tanto como Aramís Fuster. Lo de Lehman no fue pecar de optimista, fue cagarla de medio a medio.” Y también críticas contra las críticas: “Parece increíble que para salvar la situación se descalifique a una agencia de Rating. Habéis perdido el norte definitivamente.”

Print Friendly, PDF & Email