Tras varias semanas sin Coordinador General, Izquierda Unida ha elegido por fin oficialmente a Cayo Lara como su nuevo líder. La formación sigue sumida en una crisis interna y en un proceso de refundación. En la blogosfera se ha acogido los nuevos nombramientos con un mezcla de esperanza y decepción. La mayoría le da un voto de confianza a Lara, pero se muestran muy críticos con la Ejecutiva Federal que sólo incluye dos nombres nuevos… y no es paritaria.

Cayo Lara

Hugo Martínez Abarca apoya a Cayo Lara “por ser una persona honesta, nada sectaria y demócrata incluso cuando ello le pueda perjudicar” y cree que puede ser un buen coordinador para el proceso de refundación de Izquierda Unida. Pero critica fuertemente dos aspectos: “en el tema de la igualdad de género la legalidad está a la izquierda de IU: la ilegalidad, no obstante, se puede recurrir. Además, de las cinco principales responsabilidades (al margen del coordinador) sólo dos son personas que no ocupaban esa misma responsabilidad en el pasado mandato: ¡valiente apuesta por la renovación!”.

Manolo Calleja en su blog Geografo subjetivo cree que para tener clara la estrategia a seguir, IU debería primero definir si quieren gobernar o condicionar la política del PSOE. Y tyambién considera que la formación debería abandonar el mensaje puramente abstracto que acostumbra a trasladar: “De lo que he podido ver y oír del discurso de Cayo Lara,  saco la conclusión de que debería haber empezado por donde terminó. Esto es: debería haber empezado hablando de lo que la crisis afecta a los trabajadores, luego de las abstracciones y finalmente del sistema electoral.”

Ricardo Royo Villanova de A sueldo de Moscú augura su lealtad a Lara, pero se muestra decepcionado por la dirección federal elegida: “Faltan mujeres, faltan jóvenes y falta renovación. ¿Cómo es posible que no haya nadie menor de 30 años? […] ¿Cómo es posible que nadie haya dicho nada de que no se cumple la paridad -obligatoria por estatutos, es decir, por Ley- en su máximo órgano de dirección, y que de 23 miembros sólo siete sean mujeres? ¿Cómo es posible que estén en ella personas como Miguel Reneses, Rosa Aguilar, Willi Meyer o Antonio Cortés?”

Cesar Calderón incluye en su blog una primer crítica a la forma más que al fondo: “¿Es un pijama lo que lleva puesto en el día de su presentación como cabeza visible de Izquierda Unida? Vale que lo importante son las ideas y los programas, pero ¿Era necesario el pijamilla verde con finas y estilosas listas negras completadas por el siempre elegante cuello de pico sobre camiseta imperio? Ya habrá tiempo de análisis más sesudos, de momento basta con una sola nota, Cayo Lara necesita urgentemente un asesor de imagen.”

Javier M. desde Moscas en la sopa manifiesta que solo siente que le deba lealtad “al proyecto de IU y no a las personas que coyunturalmente, bien o mal, de forma temporal lo encarnan”. Y se queja de tener una sensación muy agridulce de todo el proceso. “Al día siguiente de las elecciones generales se abría un deseo en las bases de generar una amplia renovación. De personas, de métodos, de organización y de política. Se aprobó una comisión unitaria utilizando los métodos de reparto familiar de la tarta que consiguió no sólo adormecer ese deseo de renovación, sino de confundir al conjunto de la militancia proponiendo un método absurdo de discusión”.

Desde el blog El hijo rojo también están en contra de la composición de la nueva ejecutiva de IU:  “¿Eres militante de Izquierda Unida? ¿te malhumoró que tras llenarse la boca con la palabra ??renovación? sólo cambiaran el 24% de las caras en el Consejo Político Federal? ¿piensas seguir tragando con todo lo que te echen desde arriba?” Y para protestar estan facilitando un formulario para recurrir la composición.