Varios dirigentes del Partido Popular defienden que lo que España necesita para salir de la dificil situación económica que vive son elecciones anticipadas. En la blogosfera sin embargo, muchos consideran que esta medida sería contraproducente porque fraccionaría y paralizaría el país cuando precisamente está en el punto de mira de los mercados internacionales y más se necesita la colaboración de todos.

Entrada al Palacio de la Moncloa

Ramon Cotarelo critica en Palinuro la peticion de elecciones anticipadas: “Sumir un ya muy atribulado país en la incertidumbre de un proceso electoral que puede durar varios meses durante los cuales el gobierno y la administración quedarán prácticamente paralizados e inermes frente a los temibles mercados. Es posible que esto parezca a alguien patriotismo; para mí es una felonía cabal. Es dividir, encizañar, fraccionar el país justo cuando la supervivencia de éste depende de la fuerza de su unidad interior.”

Fernando de Silva en Sin la venia habla de la “irresponsabilidad del PP, quienes, un día sí y otro también, lanzan alegremente mensajes alarmistas con fines puramente electorales, con el  único objetivo de generar un clima desfavorable para la recuperación… nos jugamos mucho más que unas elecciones generales, y nuestro futuro a medio plazo depende de que transmitamos una sensación de firmeza  y unidad ante un enemigo que, por cierto, no se llama Jose Luis Rodriguez Zapatero.”

Jose Carlos Diez en su blog El economista observador defiende que para salir del asedio actual, el PP deber colaborar: “nos queda la reforma de las pensiones y conseguir que CCAA y ayuntamientos cumplan su parte de la consolidación. Ahora el Gobierno no puede hacerlo sólo sin el apoyo del PP que gobierna en más ayuntamientos y en varias CCAA y su voto es decisivo para sacar adelante el Pacto de Toledo.”

Roger Senserrich explica desde Materias Grises que “por fin Zapatero parece haberse dado cuenta que más vale actuar en solitario que intentar negociar nada con el PP. No porque Rajoy sea tonto (no lo es. No demasiado) sino porque realmente no tienen el más mínimo incentivo para pactar nada. Si la reforma es impopular, prefieren que el gobierno se estrelle solo; si es popular, prefieren retrasar los cambios todo lo que sea posible.”

Manolo Saco en su blog Fuego amigo critica lo que considera una política de tierra quemada del PP: “Lo único que necesitan los mercados financieros es que los quintacolumnistas del interior degraden más la credibilidad de España con sus dudas sobre si el gobierno español miente ??como acostumbra?, tal como han hecho los gobiernos de Grecia e Irlanda.”

Jose Cavero comenta en su blog que la estrategia del PP  parece ser conseguir la anticipación de elecciones “aunque sea al precio de un rescate de la deuda como el que se prepara para recibir Irlanda. Una estrategia que no es nueva, y que viene resumida en el ??cuanto peor, mejor?. O sea, cuando peor vayan las cosas para el país, mejores perspectivas electorales tendrá el PP…”

Jose Antonio Fernandez Mayoral considera que España necesita una reacción conjunta y un pacto de estado para “más reforma laboral, reforma del sistema de pensiones, reformas tributarias, cambio de modelo de la administración… Estas reformas tienen que ser explicadas con claridad al igual que los efectos secundarios. El principal será un empobrecimiento general de todos nosotros. […] Una vez que se una la clase política y explique todo lo anterior se convocan elecciones. Y ningún partido asumirá él sólo la responsabilidad de tales medidas.”