El Parlamento Europeo ha rechazado por mayoría absoluta la directiva que iba a regular el tiempo de trabajo fijando un máximo de 65 horas laborales. La noticia ha hecho subir la temperatura de la blogosfera que ha estado muy activa a la hora de oponerse a esta norma que se consideraba un retroceso social y de los derechos de los trabajadores. Las reacciones son en general de satisfacción por la votación y la movilización, aunque hay comentarios que avisan de que el asunto no está cerrado y que hay aspectos de la norma que no se han tenido en cuenta.

El Parlamento Europeo

Felix Soria en Impulso avisa de que el asunto aún no ha terminado: “Por amplia mayoría, hoy los eurodiputados han rechazado la propuesta de directiva. Pero el asunto no está cerrado. El pronunciamiento de la Eurocámara obliga a abrir una negociacón Consejo-Parlamento de la UE, pues el asunto debe ser decidido por el procedimiento de codecisión. En todo caso, los europarlamentarios que han votado no han lanzado una positiva voz de alarma.”

Rafael Hortaleza en Ceros a la izquierda se felicita por el rechazo de la directiva: “Ha imperado la cordura. El Parlamento Europeo ha rechazado la directiva europea para ampliación de la jornada laborar a 65 horas. Al menos por ahora… Hoy es un día importante para las trabajadoras y los trabajadores de Europa y de España. Por el momento se ha conseguido parar el enésimo intento de laminar los derechos de los trabajadores.”

José Rodriguez en su Observatori de Ciberpolítica destaca la importancia de la presión ejercida desde Internet para lograr esta decisión: “es la primera vez que la unión entre sindicalistas, ciberactivistas y ciudadanos haya permitido girar la tortilla de una directiva europea o una ley de forma efectiva y real.” Y cita las manifestaciones “65 horas ni de coña” (con más de 11.000 personas  en Facebook, y más de 110.000 correos enviados a los eurodiputados), la de UGT de Catalunya con hazteelsueco.org (con 354.000 correos), la ??Cause? de Facebook con casi 1.000 participantes y la manifestación virtual.

Javier Bouzas en su blog Arbol socialdemócrata cree que es un triunfo de los trabajadores: “La Europa social ha ganado este primer envite a la reacción, a la economía capitalista en agonía. No se puede volver atrás, a tiempos pretéritos donde los trabajadores eran explotados. La crisis no la deben pagar los trabajadores, no son los culpables. No son los culpables de las estafas de Madoff, no son los culpables de que los infinitos beneficios de ciertas empresas pasen de astronómicos a? un poco menos de beneficios.”

Carmen Castro en Lkstro califica la directiva de aberrante y considera que: “pretendía hacer caso omiso de los derechos laborales, de la igualdad de oportunidades y del derecho a tener otras dimensiones de vida más allá del tiempo comprometido laboralmente. Es interesante identificar las posiciones que los diferentes países de la UE tienen respecto a este tema, ya que con este rechazo, los deberes vuelven a estar sobre la mesa y los Gobiernos de la UE-27 tendrán que re-negociar las condiciones y criterios incluidos en el borrador de directiva.

Desde el blog Intruso se destaca que España es el país que más se ha opuesto a la directiva y reflexiona sobre quienes estaban a favor: “sobre todo los parlamentos del Este y Británicos, en este último, más de tres millones de currantes ya trabajan mas de 48 horas, preocupados por la competencia que supone el mercado Chino, con jornadas de trabajo muy superiores, si es que estos Chinos viven para trabajar.”

En webs como Menéame, la mayoría celebra la noticia pero hay otras reflexiones:”Si se generalizaran las 65 horas, la productividad sería nula y habría una tensión social tremenda. Creo que la propuesta iba más encaminada a eliminar la negociación colectiva que a otra cosa” o este analisis: “Era una propuesta de máximos a cumplir por todos los países, a los que tuvieran leyes con límites inferiores no nos afectaba en ese punto. Para que en España se aumentaran los límites de horas se debería modificar la ley en nuestro parlamento[…] Luego protestaremos cuando cierren fábricas y las lleven a países del este de la unión con obreros que trabajen 70h a la semana”.

En Twitter, la noticia también ha sido motivo de comentarios. Un usuario se preguntaba: “¿Nadie trabajaria 65 horas a cambio, evidentemente, de mas salario?” y otros como Jaume D´Urgell manifestaban que “se alegra del rechazo a las 65 horas, pero lamenta que algo así haya llegado siquiera a tomarse en consideración. La propuesta insulta.

ACTUALIZACI?N

Manolo Calleja en Geografo subjetivo se felicita por el rechazo a la directiva, por la buena reacción de los sindicatos y por la estrategia llevada acabo en Internet. Y reflexiona sobre el fariseismo que se pretendía implantar: “Algunos países violaban en sus normas internas lo dispuesto en el Derecho Comunitario. En vez de forzar el cumplimiento del Derecho Comunitario (la tan manoseada primacía), lo que se quería hacer es cambiar la norma, para que lo no ajustado a Derecho fuese ajustado a Derecho.”

José Luis Freire, en su blog Mirada Crítica considera que los argumentos a favor de la directiva de que las excepciones al horario son un hecho y así se garantiza que los empresarios no abusen son una falacia difícil de describir: “Y si un médico duerme media hora en una guardia eso pretenden que no se compute como tiempo de trabajo, y en la próxima reunión harán una media de lo que se desperdicia cuando se va al retrete. ¿Esa es la Europa de las libertades y de la justicia social o lo es de la explotación y el capitalismo férreo? […] Y todavía lo que más penoso me resulta es que parte del pueblo no lo ve con malos ojos, si algunos las hacen ¿qué más da legislarlo?”

Print Friendly, PDF & Email