La publicación de los documentos que aseguran que Aznar conocía y dio via libre a los vuelos de la CIA que transportaban detenidos a la base cubana de Guantanamo ha hecho subir la temperatura de la blogosfera. En la red, la mayoría de las valoraciones son muy críticas y duras contra José María Aznar, aunque muchos bloggers hacen notar también que el actual gobierno de Zapatero tampoco ha actuado contra este hecho y ha mirado para otro lado.

Blair, Bush y Aznar en las Azores

Hugo Martinez Abarca en III República cree que las revelaciones muestran un crimen que debería ser castigado: “La complicidad con secuestro es, en los países civilizados (si los hubiere), un crimen que se castiga con una temporada en prisión. Si tal complicidad se fragua desde el privilegio que da el poder político, el crimen tiene un serio agravante a considerar en la pena y sobre todo en el desprecio público merecido por los cómplices. […] En España no. Aquí el cómplice de los secuestros da conferencias por el mundo sobre cómo Bush ha afianzado la libertad en el mundo”.

Moeh Atitar considera que las revelaciones son una vergüenza para los dos gobiernos: “Primero el de José María Aznar y luego el de José Luis Rodriguez Zapatero, negaron insistentemente la existencia de estos vuelos. El ministro actual de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, llegó a asegurar que no había indicios de delitos en los vuelos secretos de la CIA, y fue más allá para guardar la espaldas al ejecutivo presidido por Aznar: ??el Gobierno en absoluto participó por activa ni por pasiva en la supuesta operación de la CIA de traslado de prisioneros??. Lo hoy relevado destaca que el Gobierno si participó al menos de forma pasiva en estos traslados”.

Mercé Perelló destaca en su blog Opiniones que era algo que ya se sabía, pero que ahora existen pruebas documentales: “El gobierno Aznar ha hecho alarde de indignidad en más de una ocasión. No le importó la más que dudosa legalidad de las detenciones, ni la torturas que sufrian los presos en Guantánamo. Ahora el actual gobierno debería desclasificar y hacer pública toda la información sobre estos vergonzosos vuelos de la CIA, un bochornoso capítulo más en el fatídico mandato del ya casi ??cadáver político? George W. Bush”.

Manuel Angel Menendez considera en su blog que en esta gran mentira hay muchos más implicados de lo que parece: “Pocas veces como ahora se ha podido realmente coger antes a un mentiroso que a un cojo. Sólo que las mentiras alcanzan a dos gobiernos y los mentirosos parece que son tantos que si elevaran el vuelo nublarían el cielo. La ??guerra sucia antiterrorista?? de la Administración Bush ??que aquí casi lo asimilaríamos al GAL y desde luego al pre-GAL, cuando la UCD- ha caído como un mazazo contra socialistas y populares. Tanto monta, monta tanto.” Y se pregunta por qué se filtra ahora el documento.

Pedro Mellado en su blog considera a Aznar de nuevo complice de crímenes de lesa humanidad: “se pidió permiso al gobierno español para tomar tierra en suelo nacional si fuese necesario, permiso que no necesita pedir puesto que el acuerdo de cooperación militar entre España y EEUU ya lo contempla; con lo que el permiso que le concede el gobierno español es hacia un acto ilegal, en este horrible caso el traslado de prisioneros de guerra a los que no se les iba a conceder sus derechos contemplados en la Convención de Ginebra, y a los que hoy se los mantiene encarcelados sin acusación alguna, sin abogados, sin juicios, y sin ninguno de los derechos que amparan a toda persona.”

Desde el blog Casa junto al rio se ahonda en la responsabilidad compartida: “Que el Gobierno del presunto genocida Aznar tenía conocimiento de los vuelos con presos ilegales al centro de tortura de Guantánamo era algo fácil de presuponer. El hecho, como desvela hoy elpaís, de que existan documentos secretos que atestiguan ese tránsito y la autorización subsiguiente para utilizar aeopuertos y territorio español de forma ilegal y contra todas las convenciones internacionales, pone de manifiesto que el gobierno de Zapatero también ha tenido conocimiento de esos vuelos y ,por supuesto, han contado con su beneplácito”.

Enric Casanova en Esquirlas del Aire se muestra muy duro contra el gobierno de Aznar: “no sólo encubrió el vergonzoso tráfico de seres humanos a una isla sin ley ni moral sino que lo secundó, colaboró en él y se ufanó de hacerlo. Le pone a uno el vello de punta leer con qué ligereza despacha el alto cargo del Ministerio de Asuntos Exteriores asunto tan espinoso y cómo recomienda ??discreción?, para que no se enteren los otros melenudos, los peligrosos, los rojeras, quienes montan lío en las calles, los pancarteros, esos miserables antipatriotas”.

En Meneame, la noticia ha provocado un gran debate sobre si la noticia es una cortina de humo por la crisis. Uno de los comentarios dice “La violación de derechos humanos me parece un tema lo suficientemente importante como para no entrar en discusiones partidistas. Más de uno debería dar explicaciones de por qué se permitieron esos vuelos o por qué no se exigieron garantías de respeto de los derechos humanos”. Y otro destaca: “Y para más inri en uno de los documentos del ministerio se pide mentir a la prensa al respecto de los vuelos”

Print Friendly, PDF & Email