El presidente del gobierno volvió a acudir al programa “Tengo una pregunta para usted“de TVE y se sometió a la “entrevista” que le hicieron 100 ciudadanos españoles. La blogosfera bulle hoy con comentarios y analisis de la intervención de Zapatero. En general se le da un aprobado raspado, se destaca que la crisis fue el asunto estrella de la noche, que el presidente intentó ser didactico aunque se quedó en la macroeconomía y que perdió algunas oportunidades. Y también hay críticas a las preguntas.

Imagen de previsualización de YouTube

Todos los videos en RTVE.es

Manuel Rico, en Trinchera digital, le da un aprobado raspado a Zapatero. Destaca su valentía al acudir en estos tiempos de crisis, que no cometió ningún error garrafal y sobrevivió: “Su flanco más débil tiene su origen en el empeño preveraniego de negar la existencia de la crisis (con una polémica semántica absurda incluida), lo que unido a la promesa electoral del PSOE sobre el pleno empleo, lleva a mucha gente a concluir que Zapatero ha mentido. ??Pude equivocarme, pero yo no engañé?, fue la defensa razonable del presidente, quien además recordó oportunamente que el PP prometió en campaña crear 2,2 millones de empleos.”

Ignacio Escolar cree que la crisis ha sido el tema estrella: “Si Zapatero aún no era consciente de que se equivocó al minimizar el alcance de la crisis económica, al esconder la realidad en decenas de eufemismos, esta noche se ha caído del guindo. Todas las preguntas para usted, señor presidente, se reducen a una: por qué no quiso reconocer la gravedad de la situación y qué se puede hacer ahora. No ha dado respuestas nuevas, más allá de cierto intento por un discurso a lo Obama, el del sacrificio colectivo y el orgullo de la transición; un plato que ha intentado colar varias veces y que tenía pinta de llegar precocinado.”

Cesar Calderón organizó desde su blog Netoratón, un chat en directo para comentar la intervención de Zapatero. La mayoría destacó que el presidente estaba haciendo un esfuerzo por ser didáctico y explicar pormenores económicos, destacaron algunas comparaciones con el discurso de Obama,algun aprieto… Y Pablo Urbiola dejó esta reflexión: “no me gusta de este formato de programa es que las preguntas se centren demasiado en preocupaciones personales, porque parece aló presidente”.

Pablo López de Sin futuro y sin un duro, repasa la intervención: “Zapatero asumió que la mayoría de las preguntas tratarían de la crisis, pero a la hora de hablar de economía cometió el mismo error que otras veces centrándose en la macroeconomía. Zapatero pidió un esfuerzo colectivo para superar la crisis, cuyo fin situó a finales del 2009 y aseguró no haber engañado cuando hace un año hablaba de desaceleración económica”.

Eifonso Lagares en su blog Islas Cíes vió flojo a Zapatero y el programa: “Para empezar nada de Obama, nada de próximas elecciones, nada de sanidad, nada de vivienda, nada de terrorismo y mucha crisis, economía y empleo. Insiste que él y sus 77 asesorers no vieron la gravedad en la que se estaba metiendo la economía, no engañó solo se equivocó, se defiende bien en macroeconomía, ni un euro a la banca y abusa del “fondo municipal” como medida estrella. Sus otras soluciones para superar la crisis pasan por la confianza de que de está salimos y que pensemos que la economía no es solo dinero, es un estado de ánimo.”

Oscar González en Las malas lenguas, lamenta “No ha habido nadie que le haya arrancado  al presidente del gobierno el compromiso de no volver a dejar  la economía nacional en manos de los terroristas económicos del ladrillo. […] El batacazo del ladrillazo que sirvió para presumir de  cifras económicas al PP durante 8 años, y al PSOE durante 4, que han aprovechado ayuntamientos de todos los colores, dejando en manos de un sector el destino de la economía, y convirtiendo un bien como la vivienda en producto para especular”

José Luis Briones, en The blog, cree que Zapatero salió airoso aunque quedó claro que no tiene la receta para salir de la crisis: “nueva dosis de Telepresidencia con un objetivo claro conseguido, llegar a la audiencia, y otro no tanto, conseguir que la audiencia te comprenda. Esta claro que pasamos por un momento delicado que necesita más que nunca de la cercanía del presidente a los problemas reales de los ciudadanos, pero esta claro también que un programa de televisión y un político no son la panacea para dar respuestas concretas a los problemas claves.”

Gonzalo Sagnier en Opini-hoy destaca el escepticismo de los ciudadanos: ” Más importante que las preguntas y las respuestas es quizá esa actitud de tengo una pregunta, más hacia la audiencia que hacia el Presidente, porque el Presidente no me va a contestar, mejor dicho su respuesta no me vale. Las preguntas probablemente no estaban pactadas, pero he tendido la sensación de que el orden de las mismas ha sido cuidadosamente escogido es evidente que el programa queda más ordenado pero el riesgo de ??francotiradores económicos? se ha reducido significativamente, lo cual era el principal riesgo de la ocasión.”

En el blog Diario del aire consideran que el momento más difícil para Zapatero fue la pregunta sobe la venta de armas a Israel:  “salió del paso como pudo, que fue manifiestamente mal, reduciendo a la insignificancia de un millón de euros (la cifra está más cerca de los dos millones) la venta de armas a Israel durante el pasado año. […]Para el telespectador fue manifiestamente perceptible que ZP, a pesar de sus 77 asesores, no supo salir airoso de una pregunta que en verdad no admitía una fácil contestación, sobre todo cuando -como le recordó quien se la planteaba- tanto se apela a la alianza de civilizaciones y a un discurso pacificador en los foros internacionales.”

ACTUALIZACI?N

Javier Casal, tras ver el programa, confiesa que tiene varias preguntas: “Si los ciudadanos son los que deben preguntar en televisión a un presidente del Gobierno, los únicos que pueden ponerle en un aprieto, entonces ¿qué estamos haciendo mal los periodistas? Si los políticos se muestran rígidos y a cada pregunta concreta le sigue una salida genérica que suena a ficha redactada por un asesor ¿qué está fallando en los servidores públicos que deben responder ágilmente a las inquietudes de los ciudadanos? (Lo de la brevedad y el modelo Twitter está claro que los políticos siguen sin entenderlo)”

En el blog Me sabe mal, consideran que Zapatero salió bien librado “porque la mayoría de los participantes han preguntado ??qué hay de lo mío?, mientras que el presidente ha respondido como se esperaba de una situación difícil: compromiso, esfuerzo, trabajo… Desde luego, no queda bien preocuparse tanto por uno mismo cuando la situación es mala para todos. Sobre todo porque, aunque seguramente no lo son, muchos de los ciudadanos presentes en el programa parecían insolidarios pedigüeños. De lo mejor, las preguntas sobre la exportación de armas y el debate sobre el laicismo.”

Javier Perez de Albeniz en El descodificador, piensa que el presidente demostró en TVE que se sabe la lección: “Es lo menos que se le podía pedir. Pero ahí terminó todo. El Presidente no ofreció ni un ápice de brillo, de talento, de imaginación. Tampoco un motivo para el entusiasmo o la confianza. […] Fue un programa montado para que el presidente se defendiera de los que le acusan de ineficaz e inútil”

Print Friendly, PDF & Email