barroso_big_n.jpgLa reelección del conservador Durao Barroso como presidente de la Comisión Europea ha causado polémica en España por el apoyo del PSOE a su candidatura… Para la blogger Jessica Fillol “era impensable que un partido de izquierdas apoyara” a alguien como Barroso. De hecho, se congratula porque los socialistas catalanes no han seguido la disciplina de voto y no han votado al portugués…

“Desde el PSC se ha seguido la consigna de los socialistas europeos”, que no han apoyado al nuevo presidente de la Comisión. Como ya hicieran en el pasado con la “directiva de la vergüenza” o la jornada laboral de 65 horas, los diputados del PSC han votado “en conciencia” y “asumiento su propia independencia como parlamentarios”.

“Me consta que María Badia y Raimon Obiols hubieran apostado por otros perfiles”, dice. A lo que añade que tiene entendido que “había una propuesta de presentar a Felipe González como presidente de la CE, pero no se llevó a cabo”.

 

Nacho Escolar considera que “la posición socialista responde a la apuesta personal de Zapatero, que confía en recuperar el favor durante la presidencia española de la UE. Ha sido un respaldo crucial. Gracias al PSOE, Barroso logró la mayoría absoluta por tres votos. Habría sido elegido igual, pero así cumple también con los requisitos del Tratado de Lisboa, por lo que su posición política es mucho más fuerte. Este partido se juega en Europa y hoy podemos celebrar un nuevo gol socialista. En propia meta.”

Asimismo, Pablo Urbiola se fija en “los euroescépticos británicos, checos y polacos” que “también han apoyado la reelección del presidente de la Comisión Europea”. “Resulta curioso que Enrique Guerrero diga que los socialistas españoles han votado ??estabilidad institucional, europeismo y apoyo a prioridades de la Presidencia española?, comenta.

Por su parte, Lluis Bassets denuncia en su blog que Durão Barroso, el portugués que recibió a Bush, Blair y Aznar en las Azores para declarar la primera guerra ilegal del siglo XXI, fue reelegido presidente de la Comisión Europea para cinco años más por una mayoría abrumadora. Tenía una base sólida e indiscutible: era el candidato del Partido Popular Europeo, vencedor en las elecciones europeas. Además, no había otro: los socialistas no se molestaron ni siquiera en plantear la batalla detrás de un nombre significativo sacado de sus filas y con sus ideas programáticas (…) La victoria por la que Barroso puede estar tan satisfecho aleja un poco más la candidatura de Felipe González a la presidencia del Consejo Europeo que se inaugurará con la aplicación del Tratado de Lisboa”.

Muy crítico se muestra también Esteban Mucientes, que se define a sí mismo como una “persona que cree en Europa y en el proceso de construcción que ello conlleva de algo más grande que este país de cainitas”. Por ello, opina que “Barroso es una persona de perfil muy bajo, que no será capaz de construir más allá de una casita con una caja de ©Lego Duplo. Es por ello, que me cabrea bastante que haya sido la única alternativa para dirigir el timón de la Comisión durante los próximos 5 años. Y me mosquea más cuando desde el Partido de los Socialistas Europeos se ha manifestado la necesidad de proponer otro candidato, rechazando expresamente Martin Schulz su nombramiento, como consta en la nota distribuida por el Servicio de Prensa del Parlamento. ¡Si hasta Áznar o Blair serían mejores candidatos!

Print Friendly, PDF & Email