Imagen de previsualización de YouTube

En 1978, el cantautor grabó un corto en el que explicaba “cómo cocinar un Cristo para dos personas”. En 2004, un programa de Canal Plus emitió el video durante una entrevista con Krahe. Y ahora un juzgado de Colmenar Viejo (Madrid), pese a que la Fiscalía pidió que se archivara el caso, acaba de anunciar la apertura de juicio oral contra él por un delito contra los sentimientos religiosos.

Cuando se emitieron las imágenes en televisión, hubo fuertes protestas de grupos de derecha como Hazte oir, Intereconomia, Alba, la Razón… Y el Centro de Estudios Jurídicos Tomas Moro presentó una querella contra el cantante y la productora del programa “Lo + plus”, Montserrat Fernandez Villa. Cinco años después, se ha solicitado para cada uno de ellos una multa de 14.400 euros. Y el auto de la magistrada también exige que ambos depositen fianzas de 192.000 euros en el caso de Krahe y 144.000 a Fernandez Villa.

Imagen de previsualización de YouTube

Según uno de los responsables de la querella en el CEJTM, es la primera vez que se aplica el artículo 525 del Código Penal que establece el delito contra los sentimientos religiosos. Anteriormente existía el de blasfemia, que se retiró en 1988.

En el corto en cuestión una persona ponía en una fuente el cuerpo de Cristo, tras desprenderlo de una cruz, lo untaba con mantequilla y lo metía al horno, comentando luego: “se deja tres días dentro del horno y sale solo”, con la imagen del “Cristo saliendo del horno arrastrado por un hilo”.

En la red, muchas voces han salido en defensa del cantante. Nacho Escolar habla de delito anacrónico, Javier Perez del Albeniz se pregunta si el problema más que los ultras religiosos no serán los jueces que les dan crédito, Manuel Saco ironiza sobre la mala cocina, desde Eduangi consideran que vuelve la Inquisición, Javier Mesonero se pregunta si el problema es la reincidencia y Hugo Martínez Abarca recurre al sarcasmo con el caso.

Javier Krahe
(Foto: Flickr/Revista Wego)

Print Friendly, PDF & Email
1 replica a este post
  1. Soy creyente, he visto el cortometraje y, simplemente, me parece una idea inteligente que invita a la reflexión respecto de la fe en la resurrección de Cristo. No entiendo como un cristiano cabal puede sentirse ofendido con este cortometraje y lamento mucho que algunos desaprensivos utilicen mi Religión y la de muchos millones más para molestrar al señor Krahe con una denuncia estúpida, un litigio incomprensible y un juicio absurdo.