Un momento de la operación de extraccion del RPG[VIDEO] La historia tiene muchos tintes “hollywoodienses” y de hecho la cobertura que han hecho de ella medios como la cadena ABC, tiene un punto melodramático y propagandístico. Pero lo que le sucedió al soldado Moss es digno de ser contado. Su división sufrió un ataque en Afganistán y un trozo de granada RPG se le quedó incrustado en el abdomen. El problema es que el proyectil llevaba explosivo sin detonar. Asi empezó una odisea que algunos han bautizado como “Salvar al soldado Moss”.

En un caso así, las ordenanzas militares sugieren abandonar al herido, ya que el simple hecho de moverle o intentar operarle puede provocar la explosión. Pero los compañeros de Channing Moss decidieron ignorar el reglamento y arriesgar sus vidas para trasladarle. El trozo de la granada propulsada RPG que llevaba dentro era considerable y le cruzaba toda la cadera. Pero los soldados se las apañaron para llevarle a un centro médico.

Una granada de propulsion RPGUna vez allí, el equipo de cirujanos también optó por saltarse las “recomendaciones” y se propusieron salvarle la vida. Una radiografía reveló que afortunadamente la zona del proyectil donde se encuentra la mayor parte del explosivo no estaba incrustada en el soldado Moss. Pero seguía habiendo una carga susceptible de explotar dentro de su cuerpo y matar a todo el que estuviese cerca. Aun así los médico llevaron a cabo una delicadísima intervención de urgencia. Y al final lograron extrael la granada RPG sin detonarlo. Ahora el video de algunos aspectos de la operación se ha divulgado. [VIDEO]

Channing Moss sobrevivió a la emboscada, el traslado y la operación. Incluso supero las secuelas que le quedaron por las graves las heridas internas que le provocó la granada y tras varios meses de rehabilitación incluso ha vuelto a andar. Incluso en la guerra hay historias que tienen final feliz. (fuente: el tirador solitario)