BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

[5-9-2007] El periódico alemán Financial Times Deutschland publica un artículo firmado por Karin Finkenzeller y por Marina Zapf sobre el conflicto gasístico de Argelia con España. En el subtítulo, añade un inquietante matiz insinuando que se utiliza la política energética como “medio de presión” en la disputa por el Sáhara Occidental.

??España cubre el sesenta por ciento de sus necesidades de gas natural con materia procedente de Argelia. Los analistas atribuyen esta ruptura a diversos conflictos por demoras, costes y cuestiones fiscales, pero la manera de proceder de Argelia también tiene un motivo político: el conflicto del Sahara Occidental […] 

??Si Argelia aprieta ahora las clavijas y frena el proyecto estimado en 5.200 millones de euros, esto no supondrá únicamente un golpe para los consorcios españoles. De hecho, las acciones de Repsol y de Gas Natural perdieron ayer en la bolsa española un 1,7 y un 1,8 por ciento respectivamente. También para la Unión Europea se plantea la pregunta de si puede tomarse a Argelia como un socio fiable en la diversificación de sus proveedores energéticos”

1 replica a este post
  1. Esto no es mas que regateo.

    Leyendo la prensa argelina podemos intuir que mas que el disgusto por la posicion de España respecto a lo del polisario y marruecos lo que realmente les disgusta es la actitud prepotente de las compañias españolas.

    De hecho en elwatan nos explican “Elle indique, dans un communiqué parvenu à notre rédaction, particulièrement virulent, avoir entamé une procédure d??arbitrage à l??encontre de ces deux compagnies ibériques.”

    O en Le cotidien d’Oran:

    “L??entreprise Sonatrach sait en définitive qu??elle doit ramer pour contrecarrer cette lecture «évidente» dans la presse occidentale chaque fois qu??un conflit d??intérêt oppose des entreprises occidentales à des entreprises d??Etat dans le tiers-monde. C??est sans doute cela qui la pousse à être plus offensive en accusant les deux entreprises espagnoles d??être responsables d??un «fiasco industriel majeur». La «politisation» de l??affaire par le consortium espagnol ne vise qu??à masquer le fait qu??il n??a pas respecté ses engagements contractuels entraînant des «retards et des dépassements de coûts très importants».”