“El gobierno de Mariano Rajoy prepara una nueva ley: no a las concentraciones delante de los edificios públicos, prohibidas también las sentadas, multas a quien insulta o graba a los agentes de policía. La oposición asegura que es la agenda propia de la derecha más dura, y avisa de que también quieren eliminar el derecho al aborto”.

 


(Foto: flickr/Ondas De Ruido)

 

“La idea, apenas disimulada, -explica Omero Ciai- es la de hacer mucho más difíciles las protestas ciudadanas como las del 15M, un movimiento que primero ocupó la Puerta del Sol en Madrid en 2011, y después dearrolló infinidad de pequeñas y grandes protestas sociales en estos años de profunda recesión económica. Esta nueva ley de orden público, a la que el ministro del Interior, José Fernández Díaz, está dando los últimos retoques antes de llevarla en el Parlamento, suscita ya reacciones muy opuestas”.

“Si finalmente, como así parece, fuera aprobada, una protesta como la del 15M, con el ocupamiento de una plaza pública, sería imposible. Las nuevas normas también impedirán cualquier manifestación frente a sedes institucionales, sean éstas el Congreso de los Diputados, el Senado o cualquier otro lugar similar como un ministerio o una asamblea regional”.

“También se prohibirá la grabación y difusión de imágenes de los agentes de policía -delito castigado con multas de 20 a 400.000 euros- mientras que se considerarán infracciones graves  los insultos o las amenazas contra miembros de las fuerzas del orden; también colocar pancartas o banderas sobre los edificios. En definitiva, quéjese pero hágalo sin molestar. Callado. Y sobre todo lejos de los lugares de la política”.

Leer artículo completo en La Repubblica

Print Friendly, PDF & Email