“Treinta y ocho años después de la muerte del dictador Francisco Franco, los españoles siguen divididos sobre su cuerpo, que se encuentra enterrado en un polémico monumento excavado en una montaña cerca de Madrid”.

 


(Foto: flickr/albertg)

 

“Desde su muerte, en 1975, Franco ha reposado en una basílica construida sobre una gigantesca colina, (el monumento es conocido como el Valle de los Caídos), junto a decenas de miles de muertos de la Guerra Civil transferidos desde otras fosas comunes en todo el país. Allí han sido convocados este sábado sus seguidores, para conmemorar el 38 aniversario de su fallecimiento”.

“Las víctimas de la dictadura por contra, denuncian “el mantenimiento de el Valle de los Caídos como un mausoleo de Franco y un lugar de peregrinación para el fascismo internacional”. Fausto Canales, de 79 años, hijo de una de las víctimas, dice que no puede soportar ir el Valle de los Caídos, nisiquiera para protestar, sabiendo que su padre está enterrado allí”.

Leer artículo completo en Global Post

Print Friendly, PDF & Email