El diario frances recoge como ‚??el desempleo de los j√≥venes (de 16 a 24 a√Īos) es un problema que afecta a toda Europa”. El art√≠culo que firma Fiona Maharg Bravo sostiene que en Espa√Īa esdos veces superior a la de paro nacional y defienden comon soluci√≥n “favorecer la creaci√≥n de empleo en medio de una reforma del mercado laboral”.

Jovenes
(Foto: Flickr/Rebeca Sola)

Le Monde asegura que “hist√≥ricamente, es dos veces superior a la tasa de paro nacional, como en Espa√Īa. Pero en este pa√≠s, la tasa estructuralmente elevada significa que incluso en lo m√°s fuerte de la fase de expansi√≥n, en 1986, el 18% de los j√≥venes de entre 16 y 24 a√Īos no ten√≠an empleo. El sector de la construcci√≥n ha absorbido temporalmente una parte de los j√≥venes trabajadores, para enviarlos, tan pronto como lleg√≥ la recesi√≥n, a la fila de los solicitantes de empleo. Frente a este problema pueden esperarse dos soluciones. La mayor√≠a de los j√≥venes sin empleo, poco cualificados, dejaron sus estudios antes de llegar a la ense√Īanza secundaria: la tasa de abandono en el instituto es una de las m√°s fuertes de todos los pa√≠ses de la Organizaci√≥n de cooperaci√≥n y de desarrollo econ√≥micos (OCDE). La reforma del sistema educativo es la soluci√≥n por excelencia, pero es un proceso largo y onerosos, en un momento en que Madrid no tiene los bolsillos bien llenos”.

Proponen adem√°s una segunda soluci√≥n: “favorecer la creaci√≥n de empleo en medio de una reforma del mercado laboral. El gobierno lo intenta, pero debe ir m√°s lejos. Ser√≠a as√≠ indispensable hacer m√°s flexible la negociaci√≥n colectiva de los salarios. La legislaci√≥n deber√≠a alentar tambi√©n los contratos laborales √ļnicos para eliminar la dualidad del mercado laboral. El reclutamiento de los asalariados para una duraci√≥n indeterminada ser√≠a m√°s f√°cil y menos costosa. Ya que cerca de los contratos laborales son temporales y, en estos empleos sin futuro, los trabajadores pocas veces se benefician de una formaci√≥n adecuada. Madrid no s√≥lo debe preocuparse por las personas sin cualificaci√≥n”.

“Todo da que pensar que los diplomados universitarios toman el camino del exilio, lo que no es negativo en s√≠ mismo, a condici√≥n de que vuelvan tras haber enriquecido su experiencia en el extranjero. Pero vista su poblaci√≥n que envejece y sus d√©biles perspectivas de crecimiento, Espa√Īa no puede permitirse asistir a la hu√≠da de estos j√≥venes para sacar a la gente de abismos desesperantes donde les ha hundido el desempleo a aquellos, muy numerosos, que se han quedado en el pa√≠s” sentencia el diario.

Print Friendly, PDF & Email