El diario francés destaca que la industria de la Alta Velocidad española apuesta decididamente por el mercado internacional. Recuerdan su éxito en Arabia Saudi y señalan que ahora apuntan al mercado brasileño y al de EEUU. Pero advierte que la rentabilidad de estas operaciones es “incierta”.

El articulo de Liberation

Liberation explica: “Animada por su contrato del `AVE del desierto´ en Arabia Saudi, España ha fijado el rumbo en el extranjero, con la esperanza de vender sus trenes de alta velocidad: una estrategia impulsada por la situación económica, pero cuya rentabilidad es incierta. El siguiente objetivo, es Brasil, donde la línea Rio-Sao Paulo-Campinas, la primera de alta velocidad en América del Sur, se adjudicará en septiembre por un presupuesto estimado de 12.700 millones de euros.”

Añade: “España presenta un consorcio de 11 empresas públicas y privadas (incluyendo tres grupos extranjeros). El contrato `es importante, porque es América Latina, y las relaciones entre España y América Latina son particularmente intensas´, dice Rafael Catalá, secretario de Estado de Transportes. `Es (también) importante, porque es alta velocidad y queremos demostrar que somos líderes mundiales en este campo´, asegura.”

El texto señala: “Para demostrarlo, Madrid cuenta con una tarjeta de prestigio: su victoria en 2011 en la licitación para la línea La Meca-Medina. Una hazaña de 6.700  millones de euros, el contrato internacional más grande de la historia, ganado en dura lucha contra el tándem francés Alstom-SNCF. Ahora se apunta al mercado brasileño y de EEUU. Aunque el extranjero no es obligatoriamente sinónimo de Eldorado, porque en el mundo la `alta velocidad no es un mercado enorme´, advirte un profesor del IESE.”

[Leer el artículo completo en Liberation]

Liberation es el diario francés de izquierda por excelencia. Fue creado en 1973 bajo el impulso de Jean Paul Sartre y los movimientos del Mayo del 68. Originalmente era de extrema izquierda, no había jerarquía en la redacción, todos lo periodistas cobraban lo mismo, las decisiones se tomaban por mayoría y no aceptaban publicidad. A partir de 1980, empiezan a cambiar las cosas, se modera hacia el centro izquierda y entran los primeros socios capitalistas. A causa de sus dificultades financieras, Edouard de Rothschild, heredero del imperio bancario, adquirió el 40% de su capital en 2005, provocando la partida de algunas de sus grandes firmas. Hoy posee el 26% del diario, el mismo porcentaje que el empresario de medios Bruno Ledoux. Su tirada ronda los 130.000 ejemplares. En el verano de 2012 publicó una controvertida portada con los colores de la bandera de España y el titular “Perdidos!”