España tiene una red de alta velocidad ferroviaria de 2.515 km en servicio y 1.200km en construcción, pero según un estudio de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), ninguna línea es rentable, ni para las empresas, ni para la sociedad. Se cubren los costes variables tanto en términos financieros como sociales, pero en ningún caso la inversión pública realizada.

(Foto: Flickr/DariuszCieczkowski)

El trabajo se titula: “Contabilidad Financiera y Social de la Alta Velocidad en España” (ver pdf) y es obra de Ofelia Betancor y Gerard Llobet. Se ha analizado la rentabilidad de los cuatro principales corredores de AVE, considerando tanto los beneficios y costes directos (ingresos por billetes, mantenimiento, explotación compra de trenes, etc.) como los indirectos (ahorros de tiempo, descongestión en las carreteras, coste evitado en trayectos de avión, etc.). Y su conclusión es que la multimillonaria inversión (40.000 millones de euros ya desembolsados más 12.000 millones presupuestados) no se compensa, ni amortiza en ninguna de las líneas.

Aunque hay diferencias notables en cuanto a rentabilidad entre los corredores. Asi la línea Madrid-Norte es, con mucho, la más deficitaria ya que, según el estudio, no cubre ni siquiera los costes de explotación, algo que sí hacen las otras tres. La conexión Madrid-Barcelona destaca como la más rentable: el superávit operativo permitiría recuperar el 50% de la inversión pública y si se añaden los beneficios indirectos se llegaría al 80%. Las líneas a Andalucía y Levante, en cambio apenas cubrirían directamente el 11,4% y el 9,6% de la inversión, alcanzando el 50% si se añade aspectos indirectos.

El principal problema es la falta de demanda. La red española de alta velocidad es la segunda mayor del mundo, tras China. Pero proporcionalmente al número de habitantes es, con mucho, la más importante: 54 kilómetros por millón de habitantes, frente a los 31 kilómetros de Francia. Pero a nivel de usuarios la cosa cambia. En España hay 11.800 pasajeros por kilómetro operativo de AVE, mientras que en Japón hay 158.121 y en Francia, 61.400.

 

Print Friendly, PDF & Email