En los siete primeros meses del año, las aerolíneas de bajo coste, como Ryanair o Vueling, transportaron 18,3 millones de pasajeros a España según datos del Ministerio de Industria y Turismo. Esto supone un 10% más que en 2013. Las compañías tradicionales, por su parte, llevaron en este periodo 20,3 millones de pasajeros, un 2,5% más que el año anterior. Así de enero a julio, el 47,5% del tráfico aéreo a España fue copado por las llamadas low cost, frente a las tradicionales, que comandaron el 52,5% de los viajeros.

Ryanair, easyJet y Vueling fueron las compañías de bajo coste que mayor volumen de pasajeros internacionales transportaron, cerca de un 66% conjuntamente, aglutinando el 33% del total del tráfico aéreo internacional recibido en España, según la Subdirección General de Conocimiento y Estudios Turísticos, dependiente del Ministerio.

Los aeropuertos españoles más utilizados por las aerolíneas low cost fueron el de Barcelona-El Prat, con 4,5 millones de viajeros y un aumento del 17,5%; el de Málaga, con 2,3 millones de pasajeros, un 10,9% más, y el de Alicante, con más de 2 millones de pasajeros y un repunte del 6,6%. A continuación figuran el aeropuerto de Palma de Mallorca, que recibió 1,9 millones de viajeros, un 6,7% más, y en quinta posición, el de Adolfo Suárez Madrid-Barajas, que experimentó un aumento del 11,5%, con 1,7 millones de viajeros.

Por comunidades autónomas, las que encabezaron el ranking de entradas en compañías de bajo coste en los siete primeros meses del año fueron Cataluña (28,5% de las entradas y 5,2 millones de pasajeros, un 10% más), Andalucía, (15,5% del volumen con 2,8 millones de viajeros, que suponen un incremento de 10,5%), y Baleares, con más de 2,66 millones de pasajeros, registrando una alza del 8,1%.