Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: “El caso Madoff es el escándalo que faltaba. Esto ha sido un saqueo, una cueva de Alí Babá. Todo lo que hemos ido conociendo desde que estalló la crisis lo demuestra, desde las subprimes hasta Madoff todo es timo, enriquecimientos compulsivos y descontrol. Eso del descontrol provoca asombro entre los ciudadanos comunes. Su experiencia les dice que ante el menor descuido económico saltan todas las alertas y comienzan a desfilar inspectores y abogados, no pueden creer que haya mares infestados de tiburones financieros en los que no se detectan movimientos de miles de millones de dólares.

Imagen de previsualización de YouTube

Caso Madoff: fallaron los supervisores, desde luego, de forma lamentable. Pero ¿y ese club de clientes selectísimos, todos ellos grandes expertos financieros, llevándose rentabilidades del 70, 80 y hasta el cien por ciento, no notaban nada extraño? Es un misterio que se añade al cada día mas inescrutable enigma de los bancos. Veamos nuestro país: ¿sabe alguien para qué exactamente están siendo ayudados y avalados los bancos por el estado? Si se dice que es para que hagan circular el dinero, ¿cómo se come que haya que pedirles por favor que lo hagan? Si no les ocurre nada ¿qué les ocurre? Las preguntas están en la calle. Ya son millones los ciudadanos que, mas o menos modestamente, tienen o han tenido que ver con la bolsa, los fondos y otros activos, y van a exigir la transparencia que a ellos se les exige. En este y en otros capítulos, he aquí unos ejemplos: ¿podemos soportar por más tiempo el escándalo de los paraísos fiscales? ¿por qué reconoce España sociedades registradas en paraísos fiscales en los que no tienen ninguna actividad mercantil? ¿por qué no hemos traspuesto a nuestra legislación la ultima directiva sobre blanqueo de capitales? No puede haber dos mangas, una estrecha para el dinero común y otra ancha para el gran dinero. Está a punto de concluir la edad de la inocencia.”

Print Friendly, PDF & Email