El modelo chino de hacer negocios provoca en España una mezcla de envidia por sus éxitos y recelo por sus condiciones laborales. Recientemente el dueño de Mercadona alabó su cultura del esfuerzo, aunque otros apuntan al choque con los valores sociales europeos. El blog Negocios 1000 traza un analisis desapasionado del modo de emprender chino y detalla sus 10 mandamientos, que más allá de las diferencias culturales pueden ser de utilidad para otros emprendedores. (Foto: Flickr/loopoh)

La tesis del texto es que el éxito de los negocios chinos no se basa en la suerte o la explotación. Su cultura está basada en el honor, el trabajo duro y en definir una meta a medio-largo plazo. Y en general consideran una “verguenza” trabajar toda la vida para otra persona, por eso llevan el emprendimiento en la sangre.

Pero además aplican unos `mandamientos´ concretos que los diferencian. Estos son:

Elegir un buen local, en buen sitio, pero barato.

Comenzar a emprender cuanto antes (23 años es la edad media)

No tener apego al negocio. Si no funciona, se cambia

La competencia es sana, muchos incluso fomentan que se abran negocios junto al suyo

No conformarse con un solo negocio

Para trabajar, mejor empleados chinos

No pedir jamás un préstamo al banco. La familia y amigos no te cobran intereses

Cuando un sector está saturado, busca otro. Detectar oportunidades de negocio.

Dale a tu cliente lo que necesita, aunque no lo entiendas.

Trabajo y ahorro aunque vivas en malas condiciones durante unos años.

Print Friendly, PDF & Email
2 Replica a este post
  1. Casi, casi de acuerdo, “la competencia es sana incluso algunos la fomentan”, eso ya no, muchas veces llegan a las manos por temas de negicios, en You Tube, puedes ver lateros chinos peleándose por la zona de venta en Madrid, y en Barcelona en las zonas de venta al mayor ya han habido varias peleas multitudinarias, de hecho lo que intentan la mayoría de chinos es buscar un sitio bueno donde hayan pocos chinos, y si pueden copar todo el mercado mejor, tratan de quedarse con todos los bazares de la zona o con todas la peluquerías, en su defecto intentan que famliares o allegados se queden con los comercios cercanos.
    “No pedir ningún préstamo al banco la familia y los amigos no te cobran intereses”, esto es fruto del desconocimiento, los chinos cuando van a un país extranjero se agrupan en asociaciones, son una especie de cooperativas de crédito, cada miembro aporta una cantidad de dinero lo juntan todo y dan préstamos a los paisanos para que abran negocios, por supuesto cobran intereses, lo que pasa es que no hay contratos escritos.