La última estrategia de los responsables de la candidatura de John McCain en los seis meses finales de campaña fue contratar a un blogger para tratar de atacar y presionar a los grandes medios de comunicación para que le dieran a las noticias el enfoque que ellos querían. Lo acaba de revela The Columbia Journalism Review que incluso ha entrevistado al periodista-blogger en cuestión: Michael Goldfarb.

John McCain
(Foto: Flickr/Mlynaugh)

El mismo cuenta que fue llamado por la campaña de McCain cuando trabajaba  en la publicación conservadora The Weekly Standard, ??buscaban a alguien que atacara a la prensa. Me pareció una mala idea, pero cuando una campaña presidencial te llama y te ofrece un trabajo, lo coges”. Tecnicamente le designaron como el ayudante del director de comunicaciones.

Roger Simon, columnista de Politico, que se hace eco de la noticia recurre a la ironía y se pregunta para qué necesitaba la campaña de McCain contratar a alguien para atacar a la prensa,… si ya hacían un buen trabajo en eso ellos solos. Y recuerda que las campañas inteligentes saben que es inutil atacar a la prensa o prohibir el paso a reporteros, es mucho mejor tratar de seducir a los medios.

Pero Michael Goldfarb explica que a veces los republicanos le encargaban trabajos concretos. Por ejemplo, la gente de McCain barajaba expulsar al New York Times del avión de campaña y le pidieron que escribiera una nota explicando la medida al público. Aunque finalmente, la idea se desestimó.

Pero en general le dieron bastante libertad para ir buscando líneas de ataque a los medios: “Pensé que me pedirían acabar con el blog al terminar la convención, pero no lo hicieron. Y no fue hasta tres semanas antes de las eleccione cuando dejé de bloguear, porque me pareció que ya no era prudente”.

Sin embargo el periodista y blogger se muestra orgulloso del trabajo que hizo durante la campaña: “Fui como un garrote. Cabrée a la prensa, estaban furiosos. Ese era el efecto que buscaba la campaña”.

Goldfarb adquirió bastante protagonismo durante la campaña e incluso fue entrevistado en la CNN. Allí se dedicó a insinuar que Jeremiah Wright -el polémico reverendo de Obama- era anti-semita y eso demostraba que también lo era el candidato demócrata. McCain siempre se negó a utilizar a Wright durante la campaña, pero Goldfarb, -que era de la opinión contraria- trató de lanzar la piedra.

Imagen de previsualización de YouTube