“En un día de lluvia, en  noviembre de 2011, en el mismo lugar por el que desfilan las estrellas en los meses más cálidos, en el  Palacio de Festivales de Cannes, Ángela Merkel le tendió una emboscada a José Luis Rodríguez Zapatero. Con los mercados financieros sumidos en el caos, con el rumor creciente de fondo de que el euro podría romperse, la canciller intentó convencer al presidente español de que era el momento de solicitar el rescate de su economía”.

 


(Foto: flickr/Thundershead)

 

“Fue justo antes del inicio de la reunión  del G20, una cumbre económica en la que se iba a decidir si romper o no la zona euro, y sólo unas semanas antes de las elecciones generales en EspañaElla me saludó con mucha amabilidad y casi sin ninguna introducción me presentó una propuesta sobre la que nunca antes habíamos hablado“, explica Zapatero en un libro recién publicado en España”.

Merkel me preguntó si estaba dispuesto a pedir una línea de crédito preventiva de 50 mil millones de euros al FMI, mientras que otros 85000 millones se destinarían a Italia. Mi respuesta también fue clara y directa: No“.

“Merkel -siempre según el expresidente español- aceptó la respuesta y entonces los líderes del G20 extremaron la presión sobre Italia para que pidiera un rescate y frenara una crisis que había arrancado en Grecia“.

Leer artículo completo en Reuters