Raphael Minder considera que el caso de Palomares no se había tratado “con la urgencia que merecía”, por lo que valora positivamente el acuerdo de EEUU y España para limpiar la zona. Pero apunta que es aún sólo un “gesto político” entre dos gobiernos en el final de sus mandatos y que la negociación técnica y financiera para que la limpieza sea efectiva no empezará hasta el 2016.

El periodista del New York Times también se pronuncia sobre si el impacto del acuerdo sobre Palomares ha podido eclipsar otros temas de la agenda de Kerry en España como el aumento de la presencia militar de EEUU o la negociación sobre el TTIP. La gira de Kerry es más larga, -dice Minder- no sólo a España “y yo creo que estaba más preocupado por las últimas noticias de Israel e Siria.”

Raphael Minder recuerda que el aumento de la presencia militar “está muy presente” en la agenda bilateral. Minder alude a la reciente visita del Secretario de Defensa en España.

Raphael Minder sostiene que el accidente de Palomares, “por suerte, no fue traumático” pero pudo haber sido “de los peores accidentes de la historia y llama la atención que casi 50 años después aún no se haya solucionado la limpieza del lugar”. Recuerda: “en 2011, España declaró el asunto como una prioridad y ahora por fin cuatro años más tarde hay algo. Yo creo que no se ha tratado el tema con la urgencia que se merece a nivel de riesgo de contaminación. Yo estuve en Palomares en 2011 y los niveles de radioactividad son de los más altos de Europa. Accidentes nucleares, como el de Japón y otros han llamado mucho la atención, pero éste había quedado como un tema menor hasta ahora”.

Pero advierte que lo acordado por EEUU y España es “un gesto político importante y un compromiso. Es más que lo había hace una semana, pero no significa que tengamos un acuerdo sólido”. En este sentido, hace notar que tanto el gobierno español como el de EEUU están acabando sus mandatos: “cualquier logro o gesto político es bien recibido por el gobierno de Rajoy y lo mismo pasa con Obama, al que aún le queda un año de mandato, pero está claramente interesado en dejar la imagen de un jefe de estado que ha hecho cosas a nivel internacional.”

El corresponsal apunta también que en el acuerdo de Palomares los temas más importantes no han sido resueltos: “ahora toca una negociación técnica y financiera para ver cómo y cuándo se va a limpiar y eso no va a empezar hasta el 2016″. Y vaticina ante la perspectiva de cambios políticos: “aún queda por lo menos un año, antes de que se empiece a limpiar.”

En cuanto a si el TTIP pudo haber sido uno de los temas tratados en las reuniones del Secretario de Estado en España que ha pasado desapercibido, el corresponsal asegura: “Si, aunque yo creo que es un tema más a medio plazo. Aun estamos bastante lejos de concretar un acuerdo y queda mucho por hacer antes de llegar a la parte más complicada de las negociaciones. De nuevo, la Administración de Obama está intentando adelantar lo que puede del tema, pero sabiendo que habrá, con toda probabilidad, cambios políticos en España y en EE.UU.”

Print Friendly, PDF & Email