El diario galo detalla en un artículo de su corresponsal Sandrine Morel como la reforma laboral que se anunció como una medida para aumentar la flexibilidad y dejar el despido como último recurso, en la práctica está provocando la sucesión de ERE´s y conflictos laborales. Y sostienen que el balance no puede ser positivo.


(Foto: Flickr/Partido Popular)

Le Monde asegura: “La reforma laboral, aprobada en febrero por el gobierno conservador español de Mariano Rajoy, ha incrementado considerablemente las disputas legales entre empleados y patrones. Los sindicatos lo han denunciado este otoño. El abogado José Antonio González, lo confirma: `La reforma laboral ha dejado la idea en los empresarios de que hagan lo que hagan, tienen razón´.”

Detallan los cambios que introdujo la reforma y recuerdan las palabras de la ministra de Trabajo, Fátima Bañez: “El corazón de la reforma es la flexibilidad laboral y buscar todas los caminos -reducción de jornada, movilidad geográfica, suspensión de contratos- antes de despedir a un trabajador´. Y el texto apunta: “Un recordatorio necesario. Porque si el objetivo de la reforma era evitar despidos, facilitando la flexibilidad y la devaluación interna, el primer balance no es nada positivo.”

El diario añade: “La Unión General de Trabajadores (UGT) ha publicado un estudio que dice que el desempleo ha aumentado en más de dos puntos desde la implementación de la reforma, que se vendió como una manera de que las empresas perdieran él `miedo a contratar´. Los despidos colectivos han aumentado en un 45%, las suspensiones temporales de actividad un 58% y el número de personas que abandonaron sus empleos porque la empresa cambió sus condiciones de trabajo o les imponía una mutación aumentó respectivamente un 184% y 150%.”

[Leer el articulo completo en Le Monde]

Print Friendly, PDF & Email