A la Fiscalía le está costando demostrar el delito de rebelión en el juicio del 1-O y la acusación parece “frágil”. Es el análisis que hace el primer diario francés tras concluir los interrogatorios a los 12 independentistas acusados por organizar el referéndum y la DUI. El artículo es de su corresponsal Sandrine Morel y resalta que los fiscales parecen centrar sus preguntas en hechos que prueben la desobediencia y la malversación, más que la rebelión, pese a ser este el delito de más peso por el que son juzgados los dirigentes catalanes. La idea de que el caso y las pruebas de rebelión parecen “débiles” o no “se sostienen” ya había sido señalada por varios corresponsales en estos días en twitter. Le Monde añade que el proceso del 1-o podría estar “desinflándose”.

Le Monde explica que tras “siete jornadas maratón”, el Supremo ha concluido la fase de interrogatorios a los doce dirigentes independentistas acusados. Apunta que la velocidad se debe a que el tribunal quiere evitar que el juicio coincida con las elecciones del 28A. Pero sobre todo señala que las primeras audiencias han evidenciado la “fragilidad de la acusación” e incluso apunta que el proceso “se está desinflando”.

El artículo considera que a la Fiscalía le está costando demostrar el delito de rebelión. Detalla cómo los interrogatorios de los fiscales se están centrando sobre los hechos que podrían constituir delitos de desobediencia y de malversación de fondos públicos, más que sobre la rebelión, que el cargo de más peso y que se define como un alzamiento violento. Señala que únicamente Jordi Sánchez y Jordi Cuixart han sido preguntados por la violencia cometida en la manifestación del 20 de septiembre, pero estos han reivindicado que fueron actos de “desobediencia civil pacífica”.

Le Monde es un diario vespertino francés fundado en 1944 y considerado el periódico de referencia del país. Está editado por el Grupo Le Monde que tras dificultades económicas es controlado desde 2010 por los empresarios Pierre Bergé y Xavier Niel y el banquero Matthieu Pigasse. Prisa posee también un 15% del diario que además ha recibido subsidios estatales, en torno a 17 millones de euros en 2010. Su línea editorial está considerada como de centro o centro-izquierda. Su difusión en 2016 es de más de 286.000 ejemplares y vende un promedio de 40.000 ejemplares fuera de Francia. Su website recibe más de 40 millones de visitas al mes y es el principal sitio de información en francés en Internet. En 2008, Le Monde fue condenado a pagar 300.000 euros de indemnización por haber publicado un artículo sobre prácticas dopantes en el FC Barcelona.

Sandrine Morel es corresponsal de Le Monde en España desde 2010. Anteriormente escribía para Le Nouvel Observateur y otros medios francófonos y fue redactora jefe de Le Courrier D´Espagne de 2007 a 2010.  Es la autora de algunos artículos que han dado mucho que hablar como un perfil sobre Belén Esteban o la advertencia de la “engañosa” eficacia en la frontera de Melilla junto con textos que resaltan la ausencia de un partido xenófobo en España, el papel de la economía sumergida para evitar una revolución, las acusaciones de manipulación en TVE o la denuncia de que no se afronta el dopaje. Y en junio de 2018 ha publicado “En el huracán catalán”, un libro que ha tenido un gran eco, en el que detalla cómo ha vivido todo el proceso independentista en Cataluña y donde revela aspectos como el trato preferencial que dio a los corresponsales extranjeros la Generalitat o la sugerencia de que podían “influir” en sus artículos comprando  publicidad.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email