La posibilidad de que los medios audiovisuales catalanes sean controlados por el gobierno central si se aplica el 155 y la controversia que hay en torno a TV3, la “cadena pública pro-independentista” y acusada de “sostener el discurso separatista” de la Generalitat por quienes se oponen a la independencia, son puestos de relieve por el primer diario francés. El artículo es de su corresponsal Sandrine Morel y ha generado bastante revuelo en las redes sociales, coincidiendo además con el duro editorial de Le Monde contra Puigdemont y los independentistas catalanes. En el texto se resaltan algunos de los últimos incidentes polémicos durante la cobertura informativa tras el 1-O, las denuncias contra TV3 que se han hecho por parte de sus propios trabajadores y la renuncia de varios tertulianos. Aunque se menciona también que TVE ha sido acusada de utilización política.

NOTICIA ACTUALIZADA: Los Angeles Times se fija en el caso de Catalunya Radio que “aviva las llamas” del movimiento independentista catalán.

Le Monde resalta que entre las medidas que el gobierno activaría bajo el artículo 155 está la puesta bajo tutela de los medios audiovisuales públicos catalanes. Señala que el ejecutivo la justifica para “garantizar la trasmisión de una información verídica, objetiva y equilibrada”, pero señala que es una de las medidas más contestadas y han provocado el rechazo de sus trabajadores y dirigentes. Pero sostiene que desde hace semanas la TV y radio públicas catalanas, TV3 y Catalunya Radio, están en el centro de la polémica y han sido acusados de manipulación por los anti-independentistas, entre ellos Josep Borrel que llegó a calificarlos de “vergüenza para la democracia”.

El artículo recuerda que TV3 es la más vista en Cataluña con un 11% de audiencia que llega al 25% en sus informativos y cita a su director Vicent Sanchís, “un independentista desacomplejado”, que sostiene que las críticas a la cadena se deben a que son, junto con los Mossos y los colegios, “uno de los pilares básicos del Estado”. Aunque también recoge que Sanchís defiende que TV3 “debe representar a la mayoría social catalana” que él considera que es independentista. En este sentido menciona que su nombramiento fue criticado por el comité de empresa y el Consejo Profesional de TV3 por su “cercanía a PdeCat” y denunciando que se sigue viendo a la cadena como un “instrumento de propaganda”. Le Monde se hace eco asimismo de las renuncias de varios tertulianos de TV3 por considerar que “colaboraban al circo de odio contra España”, aunque resalta que el sindicato de periodistas califica de “irónica” la medida del gobierno central dada “la utilización política” de TVE, que denuncian los propios trabajadores desde Madrid.

ACTUALIZACIÓN:

Los Angeles Times se fija en el caso de Catalunya Radio que “aviva las llamas” del movimiento independentista catalán. El artículo que firma Molly Hennerry-Fiske en el diario de EEUU es menos radical que el titular y explica que unos 600.000 catalanes han seguido la crisis territorial en la región en su propia lengua a través de la emisora radiofónica de Catalunya Radio, que ha estado cubriendo ininterrumpidamente la batalla cada vez más profunda por la independencia. Pero señala que ahora se encuentran en el centro de la polémica tras anunciar el gobierno español que podría tomar el control de los medios audiovisuales públicos catalanes en el marco del artículo 155 para garantizar una información “veraz, objetiva y equilibrada”. Enfatiza sin embargo las quejas de sus trabajadores que consideran injustas las acusaciones del gobierno y defienden su objetividad. Aunque se menciona que el director de Catalunya Radio, Saul Gordillo, trabajó con Puigdemont y ha prometido resistirse si el gobierno central intenta sustituirle.

Le Monde es un diario vespertino francés fundado en 1944 y considerado el periódico de referencia del país. Está editado por el Grupo Le Monde que tras dificultades económicas es controlado desde 2010 por los empresarios Pierre Bergé y Xavier Niel y el banquero Matthieu Pigasse. Prisa posee también un 15% del diario que además ha recibido subsidios estatales, en torno a 17 millones de euros en 2010. Su línea editorial está considerada como de centro o centro-izquierda. Su difusión en 2016 es de más de 286.000 ejemplares y vende un promedio de 40.000 ejemplares fuera de Francia. Su website recibe más de 40 millones de visitas al mes y es el principal sitio de información en francés en Internet. En 2008, Le Monde fue condenado a pagar 300.000 euros de indemnización por haber publicado un artículo sobre prácticas dopantes en el FC Barcelona.

Sandrine Morel es corresponsal de Le Monde en España desde 2010. Anteriormente escribía para Le Nouvel Observateur y otros medios francófonos y fue redactora jefe de Le Courrier D´Espagne de 2007 a 2010.  Es la autora de algunos artículos que han dado mucho que hablar como un perfil sobre Belén Esteban o la advertencia de la “engañosa” eficacia en la frontera de Melilla junto con textos que resaltan la ausencia de un partido xenófobo en España, el papel de la economía sumergida para evitar una revolución, las acusaciones de manipulación en TVE o la denuncia de que no se afronta el dopaje.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido. 

Print Friendly, PDF & Email